sábado, enero 30

Efímera Morada…



La Lámpara en la esquina levemente alumbra con su color oro taciturno en la sofocante habitación …cautiva esta la noche de una inusual quietud…el cuerpo sumido entre almohadones de níveos colores …de pronto un tórrido perfume que atraviesa constelaciones la envuelve… la luz de la lámpara vacila ante el efluvio de amor que como manos deslizantes la invitan a viajar a donde el fulgor ya no ciega sino es parte del esplendido paisaje… donde todo exhala luz…la brisa parece voces de ángeles que acarician las hojas con ternura …desnudez de lindes donde los pavos reales se pavonean orgullosos …mas allá se muestran las montañas coronadas por aureola de niebla …pisadas aun se ven en la hierba que llevan impregnadas la alborada…un sol naciente allá …otro más …cuantos más habrán se pregunta mientras se mueve dulce y etéreamente como nube …el movimiento de sus manos deja restos de dorada luz como motas de polvo cuando la luz las delata…un lugar donde habita lirios … rosas …flores con tonalidades rojo …amarillo… violeta …naranja… mientras camina su sombra reposa sobre bandeja de plata…el revoloteo de las aves estremece con su canto al igual que campanadas de domingo en la mañana …atavíando con su música el recorrido …abejas zumban alrededor de un peral como las emociones que siente mientras avanza ya no hay miedo… ni fatiga …ni la punzada de dolor como avispa incrustada en su corazón…los ríos son placidos que invitan a beber …una cascada como agua que sale de la jarra brota del centro del macizo…y entre sus aguas sale una figura …

Abre su boca en grito ahogado de desconcierto …se atreve a dar pasos entre las resbaladizas rocas para alcanzarla …dulce y lejano permanece como las altas nubes al querer tocarlas con las puntas de los dedos…su corazón late con fuerza se llena la copa de nuevo de la pasión que mueve los vientos al tratar de tocar la orilla de sus manos …su garganta canta alegría mientras que con el mar de su alma se enreda en un turbulento beso… ya el arcoíris no está sobre el rio sino es un estallido de colores que la posee …como viniste a habitar en mi ?...le pregunta mientras él con los dedos enredan en sus cabellos con ternura …como tu cielo cubrió mi cabeza?…él la abraza mientras el susurra te tomo mientras duermes … te vivo con cada paso tuyo en la tierra… somos aire …tierra y cielo… no te das cuenta?...la tierra es una simple cortesía …el hogar esta mas allá del horizonte con el que siempre sueñas…tú lo sabes con certeza…solo quise decirte esto vuelve …vuelve…vuelve … ahora solo retumbaban esas palabras por doquier mientras salía suavemente del sopor de sueño …o quizás no fue tan solo un simple sueño …mientras permanecía aturdida entre las sabanas que se llenaban de pies pequeños y grandes ojos que con dulzura la animaba mientras la incitaba a salir de la cama de vuelta a su efímera morada …
Xiomara Beatriz

viernes, enero 29

Carta desde Florencia…


Su vista ávida tomo el papel en sus manos cada vocablo la estremecía… el lago repleto se desbordaba dejando rastros en su piel mientras las alas de los cuervos subían y bajaba a merced de la errática danza de los pensamientos … huellas de sangre dejaba cada vocablo en su alma al leer la carta que llego desde Florencia…atrás quedaron los días… las semanas llenas de alborada… la verja sin piedad al fin se cerró… crujió así como las secas hojas al sentirse bajo los pies del olvido mientras resonaban espeluznantes los engarces del roído metal de la ya desahuciada verja de la esperanza… los besos tomaron vuelo como negra paloma que emigra para perderse en la tiniebla cuando sus labios tiemblan al leerle de nuevo….huye …huye del amor …que el calor jamás derrita tu hielo para que no sientas lo que ella ahora siente a él le deseaba… mientras en su garganta se ahogaba el grito al sentirse como ultimo pájaro volando en pleno invierno…que inaccesible ahora parece el sol cuando la brumosas nubes lo tapan …como hacerle cosquillas al amor sabiendo que se viste un perenne gabán negro…contágialo del juvenil corazón que con inocencia se entregaba …quizás fue el mar inaccesible que falaz siempre se aleja como ola que se entrega y rehusa en la orilla mientras el viento gime de impotencia al ver la efímera entrega…

El arrugado papel como golpe en el estomago la despierta rudamente en un solo instante …donde se quedaran las palabras …las caricias hechas con ternura …las místicas ilusiones…solo fueron sueños irracionales de una incierta primavera… como niña volando un globo en el parque donde una violenta ventisca se lo arranca de la mano así ella se sentía …no obstante se decía que no se dejaría caer como cenizas en medio de vaporosos lamentos… ni dejar de deslizar las hojas ahora ya muertas para ver brotar retoños de nuevo …no permitiría que de tanto fallar su corazón se le blindara de un escudo frió temerosa de recorrer de nuevo las auroras pero ahora quisiera despertar y descubrir que tan solo fue un mal sueño mientras aun las gotas de lluvia mojaban profusamente la almohada …aunque eso le decían que no era ella aun un cadáver andante y aun su corazón palpitaba con vida..

Xiomara Beatriz

miércoles, enero 27

Amor y metáforas…


En el cristal se refleja el paso de los pájaros que la despiertan con sus alegres graznidos en la alborada desatándola del mundo de los sueños… el sol sigue avanzado en ahogado grito hacia el cielo su alcoba se va iluminando de a poco mientras van huyendo las sombras como anónimo extranjero…la turbación de los sonidos ajenos al cuerpo intentan despertarle a la usual locura del día… mientras su nombre entre adormilados susurros se escapan aún poseída de la glotonería de sus brazos donde mora de felicidad…saciarse de él nunca podría mas el zumo del tiempo entre lo dulce y amargo de un solo golpe se consume para separarlos de nuevo…cavernas de amor ahora desvalijadas de las seráficas formas aun se estremecen en oculto misterio… impostergable el día encumbra con sus calderos atestados de cotidianidad mientras ella exhalan aromas de deleite que ningún alquimista ha podido emular


No es la medula carnal lo que ella ama en él…sino las cómplices caricias …risas… orgasmos verbales…parodia de enojos donde se alejan para una y otra vez irremediablemente volver a buscarse…ella siempre queriéndole entregar su paz como elixir fugaz pues entre el ingenio y la ternura saltan de un color a otro como niños traviesos en medio de un arcoíris de emociones que al verse originan …revelar el secreto de amor no pretende …pues con tinta indeleble en su corazón su nombre a grabado nomás al conocerle… murmullos de colisiones de estrellas en su pecho ese día retumbaron y su cuerpo se lleno de una dulce ansiedad como pájaro al borde de la rama en su primer vuelo


Toda palabra es una ofrenda …cada metáfora quiere enmascarar una memoria de quien un día disperso la niebla aromatizándole de primavera eterna …el sol en la noche negra cose su boca en perfecto silencio más adentro suyo vibra la luna y su sed de ella… no está sola alguien tiembla a su lado…entre líneas cada vocablo a su presencia delata como grito de chacal que aúlla como fantasma presentido …su voz tiembla al recitar sus versos como el agua tiembla a la caricia del viento…no hay cadáver …ni sombras solo alba luminosa desde que conoció a quien su mirar siempre con ansia ella había aguardado .



Xiomara Beatriz

lunes, enero 25

Sol de noche negra...

 Frank Dicksee (British Painter1853-1928) - Leila 1.892
Sol de noche negra… qasida de mi alma…déjame escuchar tu poesía invítame con ella a subir contigo los nueves escalones encendidos…déjame ser  danza de fuego en las frías noche del nómada…desplegando mis cándidas alas hasta llegar al horizonte de albores..

Quiero ser beduina en busca del oasis…cuando las tazas de té tiemblen por la fuerza de las tormentas…aferrar el puñal de hoja curva ante el inminente peligro…que no se de tregua alguna mientras el hormiguero de estremecimientos trepen los muros del templo ishtar

No quiero ser más lejana inquietud ni espíritu travieso que abrume con sus versos…tus fallidas invocaciones entre sabanas de invierno de los eunucos sueños…que sea el carruaje alado del fuego el que nos lleve a la morar una vez más entre los dioses.

Mientras las tres pirámides que imponentes desafían al tiempo serán mudos testigos del amor que sentimos y afuera siguen atados los 46 camellos esperando vuelva su antiguo dueño.

Xiomara Beatriz

domingo, enero 24

Como una luz...



Como una luz que se coló entra las rendijas de la puerta del aposento… vino a retirarle de las sombras que la mantenían oculta entre doseles de seda soplando como viento estival danzando entre ellos desmelenándola con caricias llenas de ternura

Colmando las frías sabanas de versos y risas…despertándole la piel de los vapores del sueño eterno que la mantenía como crisálida en capullo lejos de la palpitante desnudez de la vida… alejándola con su presencia de la pérfida soledad que la ataba a un umbroso destino… perfumando su vida de nuevo del jazmín florecido del amor con muérdago de besos corono su existencia como a una diosa

Como plata virgen ahora ella reluce mientras sube nuevamente las escaleras que la alejan de las profundidades donde como avestruz se había metido…ahora avanza entre campanillas…aromas de lila…sintiendo el rojo purpura que con fuerza pulsa en su corazón lleno de pasión

Ya sus pies no deambulan sobre frías alfombras tejidas en damasco ahora avanzan sobre el suave hojas de la campiña acompañada de helechos mirtos y rosas mientras riachuelos de risas caudalosamente la recorren hasta desembocar en el delta pues solo bastaba su luz para alumbrar de nuevo todo el aposento

Xiomara Beatriz

sábado, enero 23

Hechizo...





El bosque siempre le hechizo…cada anochecer escuchaba una música que la atraía miraba hacia él con su rostro reposando sobre sus manos en el borde de la ventana…como pequeños soles las luciérnagas vagaban entre la oscuridad tan temida por ella… durante el día vencía su temor al recorrer el sendero que se abría como abanico donde los avellanos van bordando de verde voluptuoso las orillas con moteados trazos de flores que en estallidos de colores se asomaban tímidamente rumbo a la campiña

Ahora seguía observando en agudo éxtasis la temible oscuridad que curiosamente la enajenaba agitando su espíritu para salir en busca de algo que ella no sabía con certeza que era…la luna lejana apenas alumbraba de su luz de plata a la terraza que le daba descanso…por encima de los abetos un extraño vértigo se exhalaba incitándola a seguir el hilo de notas que se tejía desde las entrañas del bosque investido por la luz que la guiaba impulsándola a seguir su recorrido resistiéndose apenas
salió en su búsqueda en la fría noche…

Estremecimientos se apoderan de ella al tomar la sinuosa vereda a merced del viento que bramaba entre las ramas más y más
Sus pasos la adentraban inexorablemente a la profundidad alejándola de donde se sentía siempre a salvo… de las simas aledañas se percibía el origen del mundo que emergía altanero entre la elipsis que todo lo envolvía…se estremecía de angustia al sentir como entre los cabellos jugueteaban en el cuello como dedos acariciándola…tuvo ánimos de darse la vuelta y salir corriendo pero pudo más miedo que la mantenía enraizada en el sitio
Cerros sus ojos al abrirlos en medio del silencio aplastante surgió una figura
Ella lo miraba con confusión…sus ojos eran olas oscuras que se agitaban al mirarla se replegó de turbación percibiendo que su labio superior una mueca se creaba…una llamarada roja la invadía como vapores que subían y de pronto una serena sabana de luz
comenzó a cubrirlos en un lento empuje que la lleno de paz y el horror por siempre desapareció.
Xiomara Beatriz

jueves, enero 21

Cual gacela...



El amor florece como un jardín abonándolo con manos que acarician

Regarlo con el fluir del alma como rio queriendo llegar a la tierra ávida de otra alma

Con brisa de risas cómplices que estremecen de alegría despojando las ramas de sus hojas secas

No hay rincón que esté sombrío

Cuando la luz del amor se contorsiona para llegar hasta los sitios más recónditos

Alejándonos de todas las angustias

El amor solo debería provocar jadeos de placer sobre las colinas no al ponerle anillos
al alma impidiéndole volar

Lo que atormenta no es amor

No son ríos ocultos congelados por el tiempo somnoliento

Son elevadas plegarias de ternura recorriendo el rostro con los dedos

Son iluminadas trayectorias entre tu boca y la mía

Es deletrear entre susurros el alfabeto en tu piel

Es ser alfarera de tu cuerpo modelando con mis manos y esmaltarlo con la lluvia de mis labios

Mas el techo oro y rosa del amor a veces se agrieta con los miedos

Si el amor te provoca cientos de preguntas como una pesada carga en la caravana de la vida

Si no escuchas la asimetría de la casida que ardientemente declama mi corazón al verte

Cual gacela al ver el león hambriento huyo de tu lado y rauda me alejare para siempre….

Xiomara Beatriz

miércoles, enero 20

Naufragio…


En tus brazos me gusta naufragar
En tus bolsillos guarecer el frio mis manos
Hacer de tu boca mi eterna morada
Atrevidamente montar el bazar de inciensos de mi amor en tu alma
Atravesar la tierra antes inhóspita con desveladas caricias
Escuchar al paso de ellas como ruiseñor tu voz proclamando te quiero!
Como lámpara el éxtasis de los suspiros me guiaran para por fin escapar del clima frio al llegar a la fuente del mana divino
Subir al alba de la felicidad morir para renacer de nuevo en tus brazos
Que la luna antes lejana permanezca luego tiernamente sobre tu pecho
Porque tú y yo seguimos viviendo nuestro sueño
Dando frutos de realidad a cada momento

Xiomara Beatriz

lunes, enero 18

Cuando estoy contigo...



Caballete
Paleta y pincel
se quedan en lánguida afonía
frente al lienzo vacío
el silencio se hace su dueño
el té humeante en la taza
invita a degustarlo

Pasan huyendo los pájaros
suspiro quizás un temporal se avecina
los pescadores amarran las barcas
como ella amarra su alma 
al pincel humedecido

Vientos ocultos da frutos fructíferos
tormenta…amor…maldición
emanan su esencia 
como garúa invisible
 empapan el alma
de la ahora enloquecida
 pintora

Muerde sus labios
toma el pincel empapado
con trazos largos profundos aprieta a la tela
como bocas que se aprieta a otras
 embebidas de amor
con suave aliento da trazos cortos 
al igual que el ave levanta su ala
la belleza vuelve a fluir entre los colores
 antes cuajada de sombríos matices 
penachos de plumas salpican la rama
 como cabellera rojiza suelta

La tierra ya desprende su aroma a lluvia
que cae como cortina de seda
qué bien huele el albor en la tierra 
 en el lienzo los cestos repletos de risas
  se mercadean libremente
como mora madura en época estival
Cuando estoy contigo.

Xiomara Beatriz

sábado, enero 16

El divan...


Tumbada en el sofá desmenuzando los días vividos…imaginando tus manos expertas de mi cartografía…soñando…versos…palabras… con ternura susurrados…las cómplices risas que no se pueden guardar en un bolsillo…bajo el obsceno manto de tu ausencia …muere otro día…


La luna ahora se posesiona como señora dándole paso a la madrugada …así como mi añoranza por ti se encumbra al paso de las horas …que estuviésemos alejados no fue una elección… fue el destino implacablemente que a todos nos acosa … embriagarnos intentamos a pesar de la lejanía presos del amor que nos consume…

En los torrentes de la pasión se hunden muchas veces mis pies …como en arena movediza que raudamente se apodera de mis entrañas…como una tribu en el desierto buscando encontrar la paz del oasis …así deambula mi corazón queriendo entrar en razón ante los céfiros de los temperamentales ardores que van circulando al evocar aquel que encendió el fuego en mi corazón…

Música persa quebranta el silencio…al son del laúd…sosegando con ello mi espíritu inquieto…mientras la brisa fresca intenta llevarme al mundo de los sueños… antes de cerrarse los párpados veo a lo lejos como las cortinas danzan aferrándose a la ventana…presa ya del aturdimiento… la nostalgia se queda en la almohada… mientras el amor ... suspira…hacen sus maletas y me acompaña al mundo de los sueños... allí donde cada noche… me acarrean a tu lado de nuevo…

Xiomara Beatriz

abismo de dudas…



Tierra hambrienta
Mientras el reloj de arena no se aquieta
Deambulan de aquí para allá sin saber que buscar
A merced de las agonizantes olas de la esperanza…

Víctimas del bramar desde el centro de la tierra
Van apilándose como alfabetos consumidos
Ni mil lunas habrán de secar sus lágrimas
Mientras pedazos de auroras aun se exhalan
Entre los escombros…

Ramalazos de conciencia ahora se suscitan
Cuanto duraran las aureolas sobre las cabezas
Yo seguiré anhelando esos fugitivos destellos
Del eclipse que ahora nos envuelve
mientras la luz aun ...
continúa a la espera…
Xiomara Beatriz

viernes, enero 15

El templo....


Nunca está totalmente segura en cual de sus mundos está…pues sus mundos son diversos… como la luz que se refracta en varias densidades así su energía se refracta entre puertas batientes… que se abren y cierra a varias dimensiones…
Hoy el sol esta tímido…nada altera esa sensación de sentirse como pluma flotando en la corriente del amor que siente…sus besos como húmedo césped donde le gusta caminar con pies descalzos aun la recorren deslizándose por la curvatura de su cuello haciéndola sentir el persistente aroma del amor…

El siempre coloreando su alma del azafrán intenso de sus pasiones…rastreando el aroma de su piel canela hasta en sus más recónditos rincones…ardor que hace florecer las antes desiertas praderas…trepando como zarzal sus colinas mientras ríos de pasión se desbordan… haciendo delicias los sentidos que se delatan su turbación en suspiros…

Ella lo besa como su fuese sacerdotisa…sus labios…sus manos…sus ojos…para volver otra vez a sus labios…con la fruta madura de su tentación lo tienta… mientras las palabras huyen entre el fuego y el agua de rió solo los delatan los suspiros…pues sedientos están de la fuente colmada que en el templo reposa...

Xiomara Beatriz

miércoles, enero 13

El Jardin....

Una tarde o mañana primaveral no recuerdo con precisión comencé este mundo del blog como jardinero que barre su jardín poblado de hojas queriendo dar espacio… para dar cabida a tantas hojas que caen del cielo…vi el lote vacio me hice su dueña… para comenzar a sembrar las semillas que de mi alma pujan siempre por germinar en tierra fértil…

A pesar de lo frio que puede parecer el cristal que nos alberga…se unen destinos…se aniquilan distancias…se funden manos con ternura… una a la otra… dentro del caos del mundo…se iluminan sonrisas con nuestras palabras…hay quienes puedan decir que no es la vía adecuada… que es mejor el cara a cara…es cierto…pero nos movemos en muchos ámbitos en la vida…este es uno de ellos y también es valedero…

Ir a las paginas es como visitar una biblioteca…saltando de estantería en estantería…tomando el libro en las manos…acariciando sus páginas…beber con cada letra de la bebida divina que muchos llamamos alma…yo he sido bendecida que muchos de los que me siguen o sigo nos hemos enlazado con verdadero afecto …son esas semillas que el viento trae a mi huerto las que más valoro pues germinan… florecen… y cuido con mucho amor …

Pero a veces la vida te ofrece la semilla en el pico de un pájaro cantor…que se posa en la rama deja caer su semilla…comienza con su canto… a caldear el huerto con la calidez de su alma… es su voz unida a la de otras voces…de donde emana la cascada viva de los espíritus trovadores que pueblan estos sitios de diversos matices…es por ti pájaro cantor que has plagiados los puntos suspensivos…que escribo mi agradecimiento a todas esas voces que ahora pueblan mi jardín…espero que tus notas siempre me acompañen amigo…

Gracias Alfonso por dejar tu canto en mi alma y dejar también la semilla de tu corazón ahora acompañada no de sombras grises pues tu no proyectas sombras …proyectas luz y para muestra un botón de rosa …tu hija hermosa que ahora me acompaña en este blog … tambien gracias por el diseño que me a regalado un amigo a la cabecera de mi blog te quedo genial!...dejo mi agradecimiento y cariño para todos los amigos que me acompañan....

Vida....


La corriente fluye….
Las estrellas están ausentes…
En la frialdad de la noche…
Las lágrimas corren…
La luna no abandona…
Levanta el oleaje…
Yo me subo a la ola…
Mientras las pasiones…
Abajo aun están a la espera…
Si bien los murciélagos…
Han salido de su tumba…
En la punta de la ola…
Yo sigo danzando aferrada…
En la leve curvatura….
Del efímero presente…
De eso que muchas veces….
Llamamos Vida…

lunes, enero 11

Soplo de estio...


La cabeza hundida en la suave almohada…imaginando su frente… sus labios… sus besos…el océano de luz en sus ojos de ensueño…Como la luna todas las noche quiere sumergirse en el mar así pretende adentrase en el cada día …pero solo puede ser reflejo …fugaz estrella en su universo… se suele asomar a la ventana queriendo volar hacia él… no hay alba… ni ocaso… ni noche rendida sobre el lecho…que no piense en él …cruza sus manos queriendo retener su recuerdo …hay veces que se suma en mortal desgana… se deja llevar por la melancolía de la desesperanza…pero luego el amor que por él siente vuelve a sonar como campana batiente…arrancándola de la oración doliente …vuelve debajo de su vestido el soplo del estío a jugar entre sus piernas al sentir la sombra de su presencia….escribe …escribe …textos de media noche …a la luz de sus simientes…sobrevolando la fatiga del día a día…

Hay tan solos ella y él ... en su particular universo …allí donde se embriagan de sus fragancias … donde se hunde en el viaje hacia el centro de la tierra turbados de deseo…y comienzan de nuevo los días de ventura …los días de locura …que acaban con la lluvia de la fría nostalgia …ya ni el cielo plomizo que arrogante se ha posesionado del antes azul cielo…les importa …sino hay luna que mas dá...seguramnte la pintaran en su lienzo particular…al verse ellos sucumben siempre en mar de la pasión...donde se adentran sin vestiduras …dejándose llevar por la rítmica candencia de sus olas ...donde se entregan ... se rehúsan … gimen y se dibujan como espuma en la orilla ...danzando entre rumores de cánticos místicos...que pueblan las peñas escondidas.. de sus costas ahora costas hundidas …insiste de nuevo sus besos de agitar el pulso … despertar el musgo …provocar rocíos…mientras ella allí yace... entre el gozo y el miedo ...de que él se vaya de nuevo …
Xiomara Beatriz

Brazos de sol...


El frió viento de la mañana se desliza entre la niebla de un apacible día...solo se escucha el arrastrar de los pasos...el castañeo de los dientes…hipnotizados caminan como tanteando con los pies si frente a ellos hay un abismo…ella detrás del cristal su cuerpo gira…se ondula para tratar de conservar el calor…un torbellino de escalofrío la acosa…mientras observa el cielo que fue conquistado por rebaños de nubes que se amontonan una encima de la otra no dejando pasar el sol… las manos buscan el calor frotándose contra el cuerpo…mientras mira el pueblo desde la torre de la soledad…preso en las garras del invierno …ve pasar los transeúntes algunos los más afortunados pasan envueltos en almohadones de plumas…otros tiritan carcomidos del frió hasta los huesos….

La felicidad habitual del cotilleo matinal parece que la sepulto en el sótano del frió que hace…poco movimiento se percibe pero en él se atesora el fuego de sus sueños …aunque las pieles estén heladas …y sigan esperando que se gire la llave que cierra los cielos …para que vuelva el sol a calentar el ambiente del jolgorio que provoca su danzar en los cielos…

Sube la mirada atraída por la escalera de los sueños que siempre ante ella están … invitándola a subir a los escalones brillantes …que la llevara a pasear por otras praderas … donde siempre hay sol estival poblando sus parajes … olor a hierba… y un intenso aromas a esencias de flores diversas que danzan libremente en el ambiente….hipnótica fragancia que la invita a reposar en los campos ebrios de cosechas de albas…allí donde se despojan las túnicas que provocan ocasos…ya no hay manos desiertas… ni uñas mordisqueadas …ni se escupe fuego …no hay rostros …sino almas …un lugar donde se vive con pasmosa intensidad …ella ama los sueños que la llevan a vislumbrar la verdadera existencia …mientras deambula en la grieta del tiempo entre las dos existencias…

Un gran carricoche asusta a todos con su bocina intentando sacarlos del entumecimiento invitándolos a gran circo…extraída de sus ensoñaciones… vuelca su mirada a la calle poco transitada pero que va intentando tomar el hilo de la cotidianidad… gira la mirada y ve los divertidos juguetes que están esparcidos por el salón…iluminando su día con lo tiernos matices de los recuerdos que provocaron tal rastro del sol en el frió salón …y sonríe pues eso la envuelve en el vértigo del amor que la espera cuando vuelva a estar entre sus pequeños brazos de sol…
Xiomara Beatriz

domingo, enero 10

La Orca Asesina.

                                                    Daniel Wagner.


La Orca asesina.

Como toda historia comienza de esta manera.
Erase una vez, una orca asesina que navegaba por los siete mares, cundiendo de terror las salvajes aguas, despedazando los barcos con su enorme boca y el poderoso golpe traicionero de su aleta. Los marineros aterrados difundieron la historia de su enorme corpulencia, la rapidez con que se desplazaba este letal animal, cuya voracidad no tiene paragón, causando total terror si un día se llegasen a topar con él.

Carnívoro animal que tenía preferencia por las víctimas de los naufragios. Pero un día, sin saberlo llegó a las aguas donde viven las sirenas, siendo su voracidad su impulso natural, encontró una pequeña sirena, abrió su enorme boca tragándosela de un sopetón, quizás pensando era una sardina. La orca malvada se regocijaba saboreando, cuando de pronto la escupió a la orilla, y le dijo que sabor tan extraño tienes, no me gusta tu sabor dulzón mezclado con otros sabores distintos a todos los que he probado.

Ella intentó responderle como se merecía, pero solo sabia emitir su canto que él no comprendía, pues su misión era guiar a los náufragos a salvo hasta la orilla hechizando con su dulce melodía pero eso la orca nunca lo comprendería y aunque ese día la dejó tranquila a la orilla, volvía una y otra vez cerca de la orilla, para con su vozarrón bramar a la sirena ¿No podría ser tu canto menos continuo? Me duele la cabeza de tan seguido que te escucho cantar, no es que no lo hagas mas, es lo seguido del canto que me aturde, ella lo miraba tratando de decirle que no podía cambiar su naturaleza.

Así pasaron los días, él seguía devorando criaturas de todo tipo, escupiendo sus esqueletos en la orilla, ella comenzó a pensar en la manera de calmar a la orca e intentaba una y otra vez de hacerlo sin resultado aunque la orca seguía viniendo a su lado un rato para quejarse de su canto. No se sabe con certeza qué ocurrió, si la Orca por fin entendió el idioma de su canto o la sirena al fin entendió como calmarlo, lo cierto de la historia es que ambos llegaron a quererse, bueno eso suponemos, pues ahora la Orca pasa más tiempo a su lado.

Y en el mar, la orca malvada ya no crea olas para con su aleta ocasionar naufragios Ahora el terror del mar es el eco de la ensordecedora risa de la otrora Orca Asesina. Y colorín colorado esta fabula se ha acabado. Xiomara Beatriz

sábado, enero 9

Luces en el bosque...


Los pájaros trazaban círculos en el aire llamando la atención mientras crujían las hojas secas bajo sus pies en el sendero que desbocaba en el riachuelo…gritos extraños la acompañaban en su caminata embargando el ambiente de intensa aprensión …los ojos morunos como ánforas recorren alertas a su alrededor mientas pequeños seres vivientes la miran con curiosidad ante el fantasmal resonar de sus pasos…su corazón como pájaro alado quería salir volando ante el espectral tono rojizo que al bosque otorgaba el ocaso…ella se muerde los labios tratando de que el dolor le quitase el miedo mientras iba al riachuelo a buscar agua fresca …llego a la orilla tomando su cántaro mientras retira su cabellera negra que cae como luto sobre su blanca piel…

Desde la orilla escucha una voz que la llama entre los arboles…y un intenso aroma de efusiones quintaesenciadas le acompañaba …rebosando la inquietud en su mirada intentando adentrase al conjuro negro que desde el bosque la llamaba... despertando el latido de sangre de sus sienes….se levanto tratando de ignorarlo como se ignora la muerte ya decretada desde que nacimos…dos minutos le parecían dos siglos…tomo aliento en medio de la aparente soledad que le rodeaba para emprender el regreso…sus pies antes ligeros los sentía ahora de plomo…sus ojos oscurecieron de miedo…sentía la desnudez que se siente a ser consciente de su propia vulnerabilidad ...su piel la sentía fría …para que sollozar ante lo irremediable se dijo…se dispuso a recorrer el sendero de nuevo cubiertos de las verdes cortinas que la apartaban aun mas de la ya menguada luz…

Comenzó a cantar para escucharse ella misma en tono bajo y así encubrir cualquier otro ruido…un repentino esplendor vio cuando estaba en medio del camino como una onda de luz que se deslizaba entre los arboles…un brusco viento estremecía las hojas mientras la corteza muda las sostenían un pálido matiz se apodero de su rostro…como picada por una avispa comenzó a correr hacia su casa sin saber bien donde pisaba solo sentía su corazón que golpeaba con fuerza convirtiendo todo a su alrededor en un lienzo sin sonido….diviso su hogar entre rejas húmedas de madera mientras su sangre como agua retumbaba al sentir que la seguían …tropezó ya llegando a su casa miro hacia atrás y no vio nada... pensó que tonta quizás solo fue el viento …cerró la puerta sintiéndose a salvo pero aun envenenada de la descarga de la adrenalina…se acerco a la ventana ya había oscurecido por completo solo un tenue barniz de la luz de la luna recubría el exterior…se abrazo para tratar de recuperar la calma cuando dio la vuelta para su sorpresa en el rincón de la estancia reposaba la luz que con voz de hombre clara y potente le dijo ya de mi nunca más podrás escapar…
Xiomara Beatriz

Sombras en la pared...


Su cuerpo repleto de amor está ...al mirar a su amado que yace entre sus brazos rehén del rebosante tránsito del ardor en la piel ...como el sol sobre la arena…allí donde la pasión es como champaña que se descorcha invadiéndolo todo de burbujas ....que se elevan aturdiendo los sentidos …lentamente va haciendo cosquillas al igual que las caricias que van germinando los poros...con el manantial de melodías que los conmueven 
en el alma
 y 
el cuerpo … 



Las paredes de la habitación palidecen al acoger las sombras que danzan a la luz de la lámpara reflejándose con inocencia en la blanca pared …ancestral danza que se saborea con los ojos cerrados y los sentidos despiertos... revestidos por la pasión que palpita en los escondidos jardines …cuerpos que van balanceándose entre el discurrir de los suspiros y el golpeteo del corazón... al igual que el trote del corcel en competición van queriendo alcanzar la meta cuando los rincones más australes ...pretenden desplegar sus alas batientes en cántico glorioso hacia el paraíso... 



Tentadora reptil que se enrosca crepitando en la llama que acaricia el tronco seco haciendo crecer la hoguera con sus gemidos de agonía ...cuando la piel y el aliento le devuelven los cuatro elementos a la vida… arrebatándole el refugio al silencio pues hasta las paredes suspiran en el mágico instante en el que solo quieren ser nimbos de caricias …Xiomara Beatriz

jueves, enero 7

La Maleta.....



El rugido del tránsito…las hojas que caen…las oscilaciones de los pasos en las veredas llena de transeúntes levemente cubiertos con ropa que mantenga la calidez del cuerpo… a mi lado la flor que perfuma de primavera mi vida enroscada en mi brazo cobijándome como sol de verano en interminable cháchara de niñas que con asombro van comentando todo lo diverso de la cultura… curiosos paseantes nos observan al igual que nosotras a las gaviotas que hunden su pico en el mar no lejos de donde estamos…mientras caminamos afrontando la colmada avenida llena de tiendas y nos reímos de la vanidad que nos acosa queriéndolo todo…tarde de manos unidas… de besos pedidos una y otra vez sin ninguna timidez como mendigo a la moneda siempre hambrienta de su amor y así vamos perdiendo el sentido del tiempo de aquí para allá en la voracidad de la vida… creo que somos afortunadas pues tenemos una deliciosa complicidad de amigas …hermanas… madre e hija …los susurros de las voces de mis hijos llenan el valle de los días de cantos… bailes …y muchas veces desconcierto porque vivir no es fácil menos conducirlos en el sendero correcto …pero cuál es el sendero correcto …solo podemos dejarlos vivir ya se irán forjando a partir de lo que experimenten pero teniendo la fortaleza de lo positivo que hayan vivido a nuestro lado …
Aunque como madre muchas veces el desasosiego me secuestre y los ojos se me colmen de agua salada como fuente de cristal a punto de derramarse al verlos abrir sus alas … se que los hijos son semillas que germinan se alimenta de la tierra de amor fértil que le brindamos… y luego entre una mezcla de timidez … seguridad se arriesgan a sacudir sus raíces al sentir las cosquillas de querer vivir sus propios sueños…juventud ardiente que empaca su maleta y va a buscar su destino…así es mi hija una luchadora…tratando de encontrarse a si misma …flor de muchos pétalos que exhalara su aroma a quien a ella se acerque …la que me llena de su luz desde el alba hasta el ocaso …es lo que hace cuando voltea a despedirse con un beso para darme valentía…
La miro partir con su carita de alegría y yo allí apoyándome del resquicio de la puerta para evitar demostrar mi melancolía … tengo el privilegio de conocer su alma …su valentía …sus miedos …las muchas pinceladas que en la vida ella da coloreando el mundo a su manera… respiro una bocanada de aire esa que me llene cada molécula del cuerpo y mi espíritu de la esperanza de que pronto volvere con alegría a disfrutar una vez más el estar junto a mi hija …aquella dulzura que llamo mi luna …
Xiomara Beatriz

lunes, enero 4

Seguir siendo una nota de amor...


Un coro de pájaros convocaban a su alma de golondrina descarriada queriendo siempre anidar en el helado invierno mientras la bandada de aves seguía el ocaso hacia el horizonte…aprisionada en la montaña enamorada del centelleo que la deslumbraba enviándole notas que germinaban pimpollos de primavera en su corazón…desde lo alto mira una vez más el mar que la seduce resuelta a dejar el remanso de paz que la resguardaba mimetizándola entre la niebla… con el ímpetu del sol atado a sus pies decidió bajar …atravesar la selva sembradora de discordia donde el cielo apenas puede vislumbrarse... haciendose víctima fácil de dar vueltas … y vueltas... sin avanzar apenas entre lo homogéneo de los senderos …

Sembrador de profundas huellas sus pequeños pies intentando no ser diluidas por la lluvia para evitar extraviarse…disfraces relucientes en la noche cerrada aparecen por doquier queriendo llamar su atención entre el frondoso bosque de cedros ... ella cierra los ojos a la visión de tan famélicos espectros mientras camina… de pronto un velo de luz cubrió sus ojos ...la luna con anhelante ternura le anunciaba había llegado a la orilla …ella rendida cae en la suave arena presa de un profundo sueño …víctima del cansancio por su travesía …

Un halcón emite su graznido despertándola mientras despliega sus poderosas alas…la noche se ha diluido en el umbral del día ella no sabe con certeza si es realidad o simple retozo de los ensueños …piruetas de las olas lamen la orilla…a lo lejos voces ve una imponente embarcación flotando no muy lejos y de allí parte un hombre trajeado meticulosamente con casacas rojas de caballero… de mirada fría y ausencia de gestos en su rostro…ella queriendo ser siempre viento de primavera…espíritu abierto de narcisos algo remoto … agitando siempre sus raíces inquietas …
alucinada lo mira llegar a la orilla dejando huellas en la arena por la espuela que arrastra las botas del hidalgo que desafiando la blanca arena le ordenaba que abordara con el la embarcacion …pero no se esperaba que ella no fuera una blanca paloma de susurros de lirios sino pasionaria del destino…pues su espíritu como pájaro cantor nadie puede poseerlo…ni tomar su corazon como fruto de árbol de manzana…asi que escapo de nuevo a la selva como viaje de pájaro sin parar hasta bordear el camino que la llevaba al filo de los rompientes desde donde avistaba la orilla separándola de los extraños visitantes…
Llego a la cima con un golpe incontrolado en el pecho... enmudecida… fatigada…temblando como las hojas de sauce por el vértigo del viento que las agita con fuerza …ahora sentada con la manos y sus rodillas en la barbilla mira el cercano mar viendo como las nubes van acariciaban el mar y luego las estrellas celosas lo liberaban de ellas reflejándose coquetamente en sus aguas …pasa sus dias extasiada al contemplar la hermosura de los brotes de las flores perennes... aspirando los dulces perfumes de la naturaleza …mientras en la lejanía un hombre de tierras distantes que en silencio la miraba cada día mientras reparaba la embarcación la observaba cuando ella bajaba por frutos a la ensenada ...el siempre depositaba flores blancas en la tierra y que ella siempre encontraba arrojadas en el sendero donde solía transitar… él a lo lejos absorbiéndola con su mirada encendía en ella todos los cometas que en sus ojos albergaba… como notas de violín se enlazaban en silencio…
el amor se sublimaba cada día con más fuerza siendo el viento que lo arrastraba de un lado a otro … llenándola de paz... solo en una ocasión se toparon en el camino mientras el depositaba los pétalos de flores se miraron intensamente mientras las campanas de la vida resonaban con fuerza…pronto he de partir a otras tierras donde nos separa un inmenso océano…
soplaba la brisa cuando él con un dulce ademan le retiro el cabello del rostro …mientras todo a su alrededor parecían motas de colores… las palabras que antes yacían dormidas ahora ingrávidas danzaban entre ellos …le dijo con voz queda jamás te pediría que te fueses conmigo porque sé que este es el mundo que amas… sé también que me comprendes aunque siento el reproche de tu mirada …la lluvia que intenta salir de tus ojos… jamás te rodearía de muros cuando tus pies gritan libertad... sería maravilloso dedicarte la vida pero el deseo que traigo detrás de los labios son cantos del espíritu parecido a los tuyos…que como ola nos alejan de mundo que todos perciben…
somos flechas de fuego que pretenden alcanzar el blanco…se que no te conformarías con ser luz pálida de lámpara dentro de una estancia…y la vida esta lleva de desiertos de arenas movedizas que no seriamos capaces de atravesar sin la antorcha que nos fue dada…se que has descubierto los cantos que provienen de la divinidad que te acoge como verso de su poema …y tambien que en los nebulosos espacios de luz de esos mundos algún día nos encontraremos…sus manos se juntaron sabiendo que el tiempo un día se curvara juntándonos de nuevo ...su presencia ya había desaparecido …
Ella retorno de nuevo a su nido de pájaro donde divisaba la grandeza de la naturaleza ...pues sabia con certeza que el edén tan buscado estaba dentro de su alma ...que cada vez que lo quisiera desplegaría sus alas hacia lo impalpable bordeando el laberinto de la realidad de mundo para descubrirse siendo paz y una nota más del amor que contiene el infinito universo…
Xiomara Beatriz

sábado, enero 2

Por debajo de la mesa…



Una cita al caer el ocaso cuando se encienden las lámparas en las heladas calles mientras le envuelve el rugir ahogado de los pasos rumiando ansiedades entre las tinieblas… campanillas nocturnas del tumulto de la vida que la rodea donde van con prisa los cuerpos con pesados abrigos que le estorban en su deambular … ella sintiéndose como alacena cerrada mientras iba entallada de negro experimentando una dulce embriaguez por el ineludible encuentro…va acercándose al sitio aumentando las cataratas de emociones que la inundan… unas como mar agitado que palpita como olas en su venas …otras como fuego de lava incandescente proveniente del centro de la tierra embargando de fuego todo su ser como … comienza a hacerse paso entre mesas de elegantes manteles blancos llenos de tazas…flores embutidas en jarrones en su centro …copas con cuellos de cisnes coronadas del elixir rojo colmados de ficticios ensueños a la espera de sedientos labios …risas que se abren como capullos exhalando todo su aroma de alegría en el ambiente …ellos al verse guardaron silencio al volver a recorrer el sendero de los sentimientos como tarros de mermelada abiertos que aromatiza todo el salón queriéndose comer con los dedos…los pasos largos que antes daban intentando excluir la distancia ahora titubean …una intensa primavera resplandece en los corazones queriendo dar su salto a la realidad …pero la razón …siempre la razón arroja el pañuelo pintado del aparente crepúsculo esbozándolo en los rostros……antiguos roces se hacen de nuevo presentes mientras extendidas sonrisas dan la bienvenida…el mundo ahora pareciera de dos …

Remotos murmullos de las otras mesas se desvanecen...el viento de los recuerdos estremecen las raíces de las figuras encorvadas que se han sentado en elegantes sillas cerca de la terraza… intentando respirar el aire que da aliento a los suspiros que se suscitan involuntariamente…debajo de la mesa los pies pierden la rigidez como pájaros inquietos se mueven como briznas al viento de los sentimientos llenándose de desasosiegos …comienza el intercambio del abanico de palabras que contienen las charlas usuales queriendo ocultar el fuego que como enredadera los ata …los rostros a veces enrojecen ante las miradas delatoras …el pan se alza en la cesta pretendiendo ser tabla de salvación del navío de manos temblorosas a punto de naufragio…se acerca el mesonero apuntando la orden… manos femeninas se pasa una y otra vez por las frías piedras del collar a pesar del la aparente afable charla delatando su nerviosísimo …

Uno frente al otro en orillas separadas mientras un océano de sensaciones navegaban a su antojo debajo de la mesa…ríos de anhelos llegaban a los pies cuando las rodillas se rozaban con rubor de virgen expectante …bajos sus ropas torrentes de deseos los anegaban en cada roce…mientras las piernas incapaces de detenerse se mueven revoloteando como golondrina en busca ardientes veranos debajo de la mesa… parlanchines pies que se acercan como acróbatas del placer al rozarse mientras los cuerpos se tensan bajo el lenguaje que se suscita debajo de la mesa… rodeados de desconocido distraídos que con placidez se deleitan de sus platos de comida elegantemente presentados mientras ellos se separan y enroscan de nuevo en la oculta danza agitando sus paraísos como hamacas batidas al viento de la pasión incontenible que los envisten …se estremecen dejándose llevar por las sensaciones que silenciosamente los conquistan sin apenas degustar el plato lleno de delicias del chef …tratando de amarrar las alas del amor …invocando calladamente que la realidad haga astillas la luz de las estrellas que sienten …intentan una y otra vez recoger las velas del deseo pues el mar de la realidad los separa…lluvia en los ojos queriendo brotar cuando ella vuelve la cabeza mientras el postre ofrecen …y las copas de vino han hecho el efecto de derrumbar los muros agitando sus almas del amor que se profesan mas sin embargo es tiempo de sepultarlo …

toman una bocanada de aire vacilantes se levantan cruzan las miradas sabiendo que una montaña los separan cuando la razón se impone a los sentimientos …incapaces de ir contra la corriente …ella toma su abrigo y sale hacia la luz de la luna tras despedirse con un beso en la mejilla volviendo a colocar las flores de su amor en la caja que oculta con doble cerradura dentro de su corazón …mientras la madrugada le anima a seguir con su vida descalzándose de todo pasado que podría sepultarla en una profunda melancolía…ella sonríe esperando que el sol que le alumbre hacia un nuevo día colmado de la providencia divina que con amor siempre la cobija …Xiomara Beatriz