martes, marzo 30

Narcótico amor...


El engalanado perfume del amor que la corteja enviando su paloma mensajera a otro continente donde ella habita…mientras cerca del almendro se posa el ave en la tierra ahora humedecida ...un enjambre de besos que en el pico lleva en forma de rama de sándalo a ella le entrega…a veces le cofunde lo que por el siente…escalera de preguntas vuelan en su cabeza pues pájaros de inciensos encendidos él despierta en ella…vestida de túnica virgen con aroma a jazmines…azahares…por el viento de la pasión es agitada como frágil leña que con ardor solo el enciende… ella le ama sobre las alas de viento en las palabras que a sus ojos lo consume como carbón de vida que sofoca la nieve ...doncella de cuerpo de rosa aprende a caminar por sus oscuros pasillos llenos de misterios…aromas de inciensos la guían a tientas…puertas inútiles queriendo retener del amor el avance…pero entre las rendijas se cuela la música de las risas…los gestos…los graves entrecejos del los enojos…para luego siempre al abrazo con alborozo regresar…



Beben con ansias del narcótico licor de vértigos que a la sangre inflama cuando siente su mano que la estrecha entre su pecho…mientras con sus toscos dedos cual arcilla el delinea la seda de su pecho caldeado…en su boca de fresa que el precisa catar como vino añejo en barrica …en los hombros sentir su incipiente barba resbalar en la suavidad del nardo…en sus ojos reflejar el fuego que los hace brillar como astros…ella a su amor quiere como febril sacerdotisa de los ritos secretos recorrerle como pantera sobre el mármol de sus altas columnas …quitar las cadenas de ornamentos de sus caderas que ante enloquecidas estaban al son del adufe … soplar la flauta de ónix en remoto bosque sobre la alcatifa persa…tentarlo como la primavera al querer poblar al invierno con su ardiente savia de vida …como la estrella de sirio ama el poeta …del pergamino de su piel ser alabanza …perderse en la incoherencia de sus tobillos en la danza primitiva …


Xiomara Beatriz

lunes, marzo 29

Escucha...


Dedicado a mi hermana para ti lalita con amor..

El día va cayendo con languidez…la luz da sus últimos tumbos parpadeando entre los arboles… …el cielo destella sobre la cabeza …respiro para olvidar todo los pesares bajo esa mágica armonía …la oscilación de su luz nunca cesa entre el cuerpo y el espíritu…falaz es cualquier agonía cuando se cruza el silencio que nos llevan al huerto …el atlas de tiempo se va desgarrando cuando el final y el principio se conjugan al mismo tiempo…dando vueltas el espíritu como hilo en la rueca de una hilandera …como relámpago se trenza en los diversos tejidos diluyendo la oscuridad resultando inútil cualquier razonamiento cuando se percibe el tiempo frutal… para la libertad no se necesitan alas sino sentirse parte de la onda musical del universo…ni alejarse de la flama taciturna de la concupiscencia pues aun en medio de ella no quema …ni consume …el horizonte ya no es lejana caricia donde encontrar reposo sino la ola donde los pies remontan cada día…no hay necesidad de ser rey ni mendigo para comprender las formas del amor …



Me gusta escuchar el murmullo de las olas …del viento que trae voces y ecos de lotos que florecieron en innumerables pantanos…que intentan liberar el fardo de la tristeza…de los abrigos de las angustias…de los estallidos del dolor en el mar infinito de la vida…las sombras solo se alejan cuando se deja desliza con convicción la aurora impaciente que en el alma aguarda …dejando corre las cañadas de luz…en la esquina una taciturna silueta brilla bajo el farol …aro de hierro es la espera mientras se lleva en los hombro el peso del mundo… pero sé que el incienso esta en el interior y la laúd también …mientras divago sujeta a las cuerdas donde me columpio como niña mientras la música vibra y se va engarzando con el perfume de sándalo… flores…sacándome de los bosques de la ilusión henchidos de turbias sombras de la vida … no me pregunto cómo cruzar el cielo claro y sin equívocos pues no es posible … en errar y levantarse en eso consiste el existir...me parece percibir el sonreír de la luna al ver el rio de las aguas vivas que siempre brota en la sagrada tierra cuando retiramos la coraza que nos impide el libre palpitar en los corazones heridos pues ella sabe con certeza que siempre germinan consuelos en los espíritus agobiados al dejar despertar la dulce voz del corazón cuando por fin despunte el albor en el alma …

Xiomara Beatriz

sábado, marzo 27

Labios...


En la isla …el mar como esmeralda derretida se agita en su música ignota queriendo despojar de la virginidad matutina la orilla… llegando a mí en forma de suave espuma que viaja altanera en la cresta de la ola haciéndole cosquillas a los desnudos pies…una vela ondea a lo lejos teñida de color escarlata…las gaviotas se adueñan del cielo…el horizonte destella a lo lejos igual que revelaciones de un sabio esperando ser descifradas…mi alma como siempre tras lo aparentemente invisible que como polen reposa…la linterna del sol esta rebosante en lo alto del firmamento…en la noche la melancolía la he metido en la ánfora y con infinito desafío la he lanzado al vientre del mar … un barco con despreocupación cruza haciendo huellas de senderos en el mar …sentada en la arena la caricia de los vientos etesios de los sentimientos todo lo invade…


Una niña vestida de azul sonríe al acercarse un ave y al intentar ella tocarla vuela provocando risa y asombro en ella…me gusta enviar los besos al alba… en la ola la luz…en la paloma mensajes del alma…mientras los cabellos acarician la piel del rostro…despertar del sueño a la vida…acompañar el murmullo de las olas siendo nota que promesa murmura….siendo trazo en la pincelada del paisaje que colma de colores este cuadro colgado de palabras…dejar atrás las desvencijadas rutas …sacar de la bolsa las piedras que hacen lento el camino…saltar los troncos que me impiden el paso …guarecerme de la lluvia bajo el árbol de la esperanza…no siendo jamás silencio …ser labios que cantan dulces melodías igual que pájaro aleteando con su música en tu espacio ….ser el azul que acaricia el sol de tu existencia …


Xiomara Beatriz

viernes, marzo 26

El espejo roto...


Cuando todo se mece ante las voces portadoras de sueños…toma la lámpara en la mano trazan sus pies el camino ya tantas veces recorrido… apenas se escucha las pisadas pues el sonido de su corazón que palpita de alegría las socavan... en el otro lado del espejo esperaba la vida… descalzándose del tiempo presuroso ..siempre acudía tapiando realidades…tallando nuevos litorales…primavera de sonrisas eran los huéspedes perennes en las ramas de los álamos…núbil los cuerpos en flor se buscaban como escalador no queriendo caer en el vació …labios como higos henchidos de dulce néctar se ofrecían…las toscas manos dibujaban la seda buscando la trinchera de la noche…los fantasmas detrás de las murallas quedaban rezagados lejos del paraíso al otro lado del espejo…como ilusionista que saca de la chistera un conejo llenando de luz las miradas … inventado mundo que cae de su nerviosa porfía..


Los fuertes vientos del bosque de cemento extravían las aves… las flores cándidas tiemblan al querer el sílfide despojarles sus pétalos...el aire se torna disonante…las muselinas vuelan del rostro…la hermosura de la paleta se torna en grises garabatos despojados de amores inventados…carcajada del delirio perfora los huesos…se enreda las pestañas en roció…el espejo esculpido de sueños se torna denso…duele…quema al intentar tocarlo…el sol ya no está en la garganta…el corazón está plagado de avispas que le aguijonan …ciegas pululan las cigarras de los ecos que antes entonaban …el día circunda como yegua que va arrastrando las sombras dando un matiz de agonía…nuevo vestido de mármol se pone en el corazón exhausto...el brillo que como orfebre pulía comienza a sucumbir cayendo en pedazos hirientes de una muerte anunciada…


De la herida la gangrena incipiente es hurgada con tallado bisturí de luz…en el vejado diván recostado de recuerdos ...el silencio le espía…la herida es lavada con agua de rió claro…cierra los ojos descansando del ruego que desde hace mucho tiempo su alma ha habitado…un cuenco le es ofrecido a sus resecos labios que se empapan de aguas vivas…ondulan otra vez las ramas de los cedros…brotan cantos místicos de indómita alegría…aunque permanece aun en el risco del acantilado…como verso doliente intentado con sus letras dispersar el silencio…ya no habrá más paseos al distorsionado espejo… ni secretas corrientes de ilusiones …ni fugitivos poemas de entrega inmediata…se deja en libertad los caballos blancos del jinete errante que intenta sin resultado llegar a la fruta deseable que del árbol tentadoramente cuelga en lejano horizonte…

Xiomara Beatriz

jueves, marzo 25

Mientras no estás….


pintura de Danielle Richard

Mientras no estas se sacuden las doradas espigas entre lo viejo y nuevo que arrastra el viento…el verde se despierta de la tristeza del invierno dando paso a la primavera…la naciente mañana le es difícil no gritar la alegría mientras el viento sacude las espigas...el mar está en reposo …ráfagas de colores emergen desde el secreto jardín…mientras no estás… noches… auroras … pasiones …frustraciones …amores … …palabras …alegrías …juramentos… angustias …falsedad …alegrías …brotan en el pueblo… todo transcurren sin reprimirse …


Mientras aquí rezagada estoy flotando en mis propios pensamientos como lago calmo lejos de la muchedumbre …tu voz canta versos como quien regala flores …amarantos de esplendores perfuman los altares del alma…te amo sin remedio …como el bote que el agua transporta sutilmente con caricia de rebosante dulzura …a lo lejos en la laguna …el azul vibra sus propias melodías de vida … los pájaros por millar llegan …hacen nido y emigran…los lirios son campanas que se agitan al paso de sus alas …ríos penetran sus bosques de manglares…mientras los reptiles son acunados en su vientre …de la flor es el capullo donde palpita la existencia símbolo de la grandeza de la naturaleza…


Como una amapola en la arena vestida de blanco respiro del mar su oxigeno …del aliento de todo lo que me rodea …de los sueño que como las gaviotas ahora surcan alegremente el firmamento…del sonrojo de los cielos en el alba …de los grises de algunas nubes que quieren traviesamente vagabundear en el soleado día….de tu sonrisa remota…del rezo que surge en inocentes labios… del roció de los ojos cuando no llegan a tocar sus sueños…de los pies que se hunden en el sesgo de la peregrinación…de las asfódelos que se tiñe de escarlata cuando arden de pasión al cruzar con la danza de los pensamientos los olivos que pueblan tu tierra …pienso en ti mordisqueando la savia de una rama que sostengo en los labios …mis labios que como brotes de rojas amapolas están queriendo sentir tu cálido aliento sobre ellos para sentirlos florecer algún día …

Xiomara Beatriz

martes, marzo 23

Caminemos juntos al filo de la mañana…




Cuando el alba tiñe de purpúreos colores las nubes…y… los rayos del sol son imposibles de retenerlos en el horizonte…se descalza para caminar cerca de la orilla que murmura…allí las hojas se despiertan al ser sacudidas por la florecida brisa matutina… las estrellas permanecen quietas mientras algunas nubes la pueblan…esa maraña del helecho caen perezosamente sobre aquel tiesto acaricia a la fría verja…olor a sol …a primavera …se escucha el rumor del tránsito…de voces …risa …quejas…todo lo que convoca la vida …pero flota encima de todo eso con sus pensamientos … la persigue…la mirada inconfundible del que la envuelve en primavera del olor a amor…

La blusa de color rosa pálido se quiere salir del cuerpo con el paso del viento…en la fruta madura cae la luz saqueando de sombras de las ramas del árbol …huele a mar …los pétalos de esa flor parece terciopelo…una garza en libre vuelo grazna …solitarios peñascos se bañan con las olas …te has fijado en esto o aquello?... ella le diría …apartaría sus rebeldes cabellos de la frente …el ocaso desterraría de tu rostro con un beso…ya no sería extraño tenerlo junto a ella en la blanca arena


Las suaves olas acarician con ternura los pies desnudos…la falda se arruga para no ser alcanzada…atado el cabello en un lazo verde que sus dedos seguramente desatarían…leería los versos recostada a la manta sintiendo su respirar cercano…su mirada traviesa…su media sonrisa que le encanta…que la luz de sus ojos fuesen su espejo…girar a decirte…aun no lo comprendes ?...con la suave marea de su aniñada voz…fiebre de su pasión nocturna…lluvia en sus ojos en la ausencia…primavera que cubre su existencia de palpitante vida …causante de que su pulso que se trastorna cuando cerca le siento…pájaros encendidos surcan el cielo vuela desde la laguna de términos a engalanar el cielo…



Seguramente sus labios profanarían los suyos mientras pedazos de versos en su boca aguardan…lirica música acosaría los cuerpos…somos abril ella susurraría…somos mayo…somos pólvora que viste de rojo la cabeza del fosforo….somos enredadera queriendo apartar la inocencia de la piel…somos los que odian las agujas del reloj…los que amamos lo insobornable del verano…las cascadas donde nos bañamos ...la sangre que salvaje fluye mientras en silencio nos amamos …danzando entre colinas …llanos…riberas …navegando sin prisa por el canal de Venecia …la arena se siente fría …se duplica el calor de sol…como la trastorna dulcemente pensar en el …esa mañana sin el …

Xiomara Beatriz

domingo, marzo 21

Azul...


Colores suspendidos vuelan en el cielo mientras el mar les canta … ella se sumerge a su canto mientras la frescura le rodea…los peces danzan en la superficie rodeando su piel clara …el silencio se rinde ante los ecos de las olas golpeando las rocas …los jardines marinos murmuran… las corrientes son como dedos que acarician… la sangre bermeja fluye más aprisa….las hojas de alga que la cubre se alejan…en su interior hay una fiesta…solitaria ave encendida en el cielo la busca…sus brazos como ramas flotan...sus cabellos no tiene prisa en la danzan sobre sus desnudos hombros…la espuma le quiere hacer un vestido blanco…dulce y leve el mar de ella se adueña…la noche se llena de ansias… la luna a lo lejos comienza a brillar…la arena en la orilla siente envidia…el mar se llena de oscura agitación al sentirla tan suya…su piel plagada de silencios ahora cantan frente a las madrugadas de amor donde todo florece …

Como un lento puñal el amor de ella se apodero…en este ultimo crepúsculo con pasión vivida…con sus sedientos labios el mar se alboroza en la suave curva que como cálida mano la delinea… despertando remolinos en los bancos de coral… inútil afán de ser palabra cuando se reclama ser caricia … la música de la sangre que dentro ella fluye con fuerza cuando el mar quiere poner su nombre al broche… provocando el rubor de la aurora… agua disolviéndose en agua….mientras hay fuego en las miradas… los verbos ahora se conjugan con los gestos … se descubre naufraga voluntaria en el profundo mar…


Siente la brisa… el mar …la corriente que la inquieta … los pasos que resuenan en el laberinto del minotauro por donde ya nadie más hace eco… siente arrullos en su pecho preludio del amor…los gestos delatan el juego que se suscita en los secretos jardines debajo del mar … … las formas se delinean queriéndose beber su esplendor….se siente girando sobre las olas… luego sobre las nubes…un dulce cántico surge de su centro …sus colinas desnudas semejaba blanca nieve de donde brota en cada una …una flor …su corazón como campanario de iglesia retumbaba bajo su cabello castaño…el veneno de la serpiente se estremece pues desde siempre ha inoculado su ser aun bajo la blanca túnica y las relucientes sandalias doradas… pues jamás su corazón querrá ser tempano de hielo…

Xiomara Beatriz

sábado, marzo 20

Al pie de su ventana...


De los cabellos se cae el sutil velo…los vientos arrebatadores de los gusanos de luz que pueblan la brisa fresca lo arrastran hacia atrás mientras unos dedos enlazan en un collar de sentimientos un poema en la desvencijada libreta…el cielo azul esta aun sin bordar de sus suaves encajes blancos... ante sus ojos percibe el pueblo de los tejados bajos…el clima esta templado …el césped permanece húmedo del roció de la noche …debajo del balcón hojas verdes murmuran colores diversos de flores igual que sonatas de primavera …en el suave terciopelo esmeralda un perro escarba buscando un hueso …ella sonríe levemente al ver un séquito de aves que se posan en las copas de los arboles poblándolo de sonoras voces que van invadiendo el ambiente de melodías …el anillo de oro en lo alto deslumbrante comienza a iluminar la existencia…el mar como guirnalda adorna la isla…la espuma que viaja en el cenit de la ola acaricia con ternura la orilla …la visón de la naturaleza la atrapa queriéndola alejar de cualquier tristeza …el pueblo aun no se despierta completamente del trance del sueño….ella se ha levantado para contemplar el amanecer…mientras algunos ya avanzan perezosamente en la desierta calle ….


Envuelta en sus pensamientos poseídos de melancólicas evocaciones…que laten y arden en su corazón estrujándolo como un pañuelo…se pregunta cómo alimentar el fuego del amor para que arda eternamente …la brisa la cobija con más fuerza….ella suspira …un sapo seguro estará pensando si debe bañarse en la charca…los cristales de las ventanas parecen bruñidos espejos que la luz refleja colándose traviesamente por la habitación aun en la sombra de algun perezoso soñador …allí no hay colinas… ni cascadas… ni campo sembrado de café o caña…brillantes piedras dan vida al sendero que lleva a la playa …el jardín le regalaba esa mañana la profusión de sus esencias al ver los luceros declinar en su rostro … ella recoge su cabello en una coleta en su nuca …mientras una gaviota atraviesa en alegre vuelo cercano …ella se imagina ser gaviota cruzar el océano a lejanas tierras a un país más nuboso y lluvioso…desde lo más hondo de su interior saca una petición y la envía al universo …queriendo siempre ver la flor de loto en el pantano…las ramas de los arboles crujen la brisa se hace más fluida …las olas rompen y se retiran rápidamente de la blanca orilla…una rana hundida en un oscuro charco con curiosidad mira el insecto que cercano a ella raudo pasa …incipientes frutos ya pesadamente cuelgan de los arboles mientras los pájaros cantan gloriosamente entre las ramas …

Un canto diferente más cercano llama su atención…intenta ver de dónde proviene… baja la cabeza se inclina descansando la mitad de su cuerpo en la baranda con curiosidad…pero perdido de su visión aun se encontraba… el sol comienza a quemar la piel desnuda ...baja a intentar hacer una taza de café que esquiva a ser preparada por sus torpes manos…mientras espera que el aroma impregne toda la cocina…de nuevo el dulce canto llama su atención ahora más cercano…retira el dosel de la ventana y sorprendida lo mira…una solitaria ave que canta en el pequeño árbol que respira al lado de la ventana…los rayos del sol entre las ramas lo delatan…en el pecho un penacho de plumas de distinto color lo engalana…ella lo mira fascinada y el ave no se asusta siguiendo su melodioso canto …hirviente la cafetera la reclama …pero la emoción le gana y prendida esta a la ventana al ser única invitada del concierto de primavera que el ave le regala …los pliegues de niña de su rostro se dibujan con alegría y asombro como también se dibujan al ver el alba…cuando un nido descubre en la rama de pequeño árbol junto a la ventana…se funde su espíritu al suyo en cargado mensaje de amor …luz y esperanza ...mientras el viento arrastra velozmente las sombras de su corazón dando paso a la primavera… allí desde el pequeño árbol al pie de su ventana.

Xiomara Beatriz

viernes, marzo 19

Soledad...


La vida afuera rueda mientras absorta entre las penumbras…el céfiro se hace dueño de un espacio sin dueño…el cuerpo suspira ante los versos susurrados sin destino…lejanía de aquel que libremente merodea en la piel plagándola de música inaudible…el vientre del bosque se agita como cuando el viento danza entre los trigales…se escucha como el mar rompe en la orilla cantos melancólicos…alas de pájaro quiere poseer para la soledad ser cruzada a un tiempo más maduro y frutal

Latiendo el corazón está …entre las vírgenes colinas… sonámbula de amor sigue el curso del viento que el fuego aviva cuando estalla la semilla del amor en la pálida corteza estremecida… mientras el agua del estanque se derrama hace surgir polvorientos celajes de soledades que buscan la espiga donde la luz no alcanza… aroma de flores perfuman la glorieta mientras se intenta mirar la aurora …el terrible adversario de las tinieblas la asoma a la sima voraz del desaliento donde le quieren arrojar a ella en esta noche de luna clara perfecta para los amantes
Xiomara Beatriz

jueves, marzo 18

No hay melodía solitaria…



Cuando el párpado cae va al el lugar donde las rosas crecen en el invierno…el sueño se hace leve…la fragancia a lirios y violetas…donde el céfiro son deliciosas caricias…en medio de la azul pradera esta vez una voz quebrantada la paz queriendo encontrar el sosiego…el lamento se cuela entre las ramas como humo negro de chimenea que lentamente asciende… el zorzal acude queriendo acompañar su plegaria…el sollozo va pudriendo las manzanas del árbol a la orilla del rió que le regalan su néctar celestial para atenuar el dolor…el luminoso día calla …el espíritu del fuego observa el árbol tornarse en sauce sin lágrimas… la laguna de la armonía se estremece…los purpúreos labios destacan entre la palidez que le asalta a su rostro al mirar el árbol de los lamentos transformarse…camina hacia él lentamente con su mirada de paloma … la dulce embriaguez de rosa de oriente que siempre le acompaña…frente a ella comienza a depositarse imágenes de quienes en lamento yacen …nacimiento niñez …juventud…adultez …sus albores y sus ocasos …


Acaricia la corriente del rió de las lágrimas que se muestra…sus alegrías… sus tristeza… la pasión…los conflictos…van pasando como peces de diversos colores y sus dedos notan como la temperatura del agua va cambiando…lleva sus dedos a la mejilla y la palidez de la pena se espesa al percibirla…vienen multitud de dedos queriendo también acariciar las orillas herbosas aun de primaveras…no desfallecen… beben de sus aguas como queriendo abrazarlos…la luz matinal salen de sus dedos con sacra belleza…algunas corrientes intensamente oprimidas flotan de nuevo …rozando los musgos y flores…otras se empeñan en el fondo languidecer en su cauce de pesadumbre …las nubes descienden queriendo también aportar su compañía…un ruiseñor vacila al posarse entre las ramas caídas ...


Se teje una red de sol profunda en su resplandor... en la penumbra del rió…algunos surgen…otros deben dejarse abandonados no recuerdan aun la belleza olvidada que desvanece su rumbo… los corazones son estrechados tratando de calmar el huracán en sus espíritus…pero llevan corazas construidas por ellos…los besos los perciben como fatuos intentos de despojarla de ella…suspiran …dan vuelta deben dar bienvenida a soñadoras ramas que se esbozan en el árbol que se erige de nuevo…envuelto entre la bruma de incienso …lluvia de luciérnagas las pueblan…ya no hay lúgubres corredores …ni ramas pesadas …las aves vuelan a ella queriendo hacer nido …contempla suspirando ante los grandes misterios que van cargados los frutos... haciéndolos germinar rápidamente de nuevo…melodías de amor son trenzadas en su cabello en aquellas horas atándolo con hebras de seda ...y ...luego un torbellino de luz la acunan cuando se abren los párpados para envolverle de otra vez en la vida …lentamente se fecundan los sentidos…se electrizan los pensamientos …huele a lluvia... a tierra húmeda …el viento golpea la ventana abierta y se levanta aun aturdida a cerrarla ..

Xiomara Beatriz

miércoles, marzo 17

El bosque...


La luz del día se desvanecía…los pájaros aterrados…desertaban…cada paso era dado con tanto arrebato que estremecía el sendero del bosque… el silencio se hacía pesado mientras ella cantaba en voz baja un hechizo en el lóbrego sendero… frotaba sus manos como queriéndose deshacer del helado frió…abría sus brazos volvía a recitar como queriendo ser pájaro…la culebra entre las ramas se escondía…el sapo volvía a sumergirse al pantano…el viento suave ululaba espectralmente… se acerco a orilla del arroyo sobre una pequeña colina de leños de roble …el fuego preparaba… una flor cercana quería volver a ser capullo…patas de rana …ojos de pescado …dientes de serpiente …cuerno de alce …sacaba atropelladamente a su antojo de la negra bolsa que traía colgando en su hombro desnudo …

Bajos los arboles…las hojas caídas crujían… ella se inquieta se voltea …mira agudizando sus facultades perceptivas…vuelan bajo las luciérnagas no queriendo despertar las sombras…en medio de los leños comenzaba a arder una diminuta llama …crepitando las historias heredadas por la seca madera …que con mágico humo gris trataba de impregnar el aire… ella atenta de rodillas cantaba mientras el fuego se avivaba ...tomo un pequeño ramo de helecho y sobre el fogata arrojaba …el otro lo reservo para más tarde completar la poción… el humo como los pensamientos flotaban … un ramito de yerbabuena…jazmín …madre selva … impregnándolo de sus esencias que hervían desde el caldero …un ave con desesperación canto …brotaba desde la oscuridad como pájaro de mal agüero volando casi encima de ella …evidenciando la presencia de brujos… gules …ifrits…la hicieron respirar más intensamente …sentía los violentos latidos de su corazón que la ahogaban …


Ella corrió al arroyo… hundió sus pies al entrar a las frías aguas sin dejar de tararear…intentaba no se notara los violentos estremecimientos que la recorrían…el fuego se reflejaba en su cara dándole un matiz sobrecogedor a su pálida piel…marchaban ecos siniestros entre los arboles…una capa rozaba las ramas agitándolas…el clima se volvió denso y acalorado…ella usaba un collar de perlas que le comenzó a arder se lo quito de un tirón…cayendo en las mansas aguas…su vestido negro como cuervos huyendo se sacudía ante el oscuro tornado que se asomaba …lo escuchaba jadear…ella intentando tejer una telaraña de protección… en los nidos asustados pichones clamaban por sus madres…


El vestido y sus cabellos se ensanchaban por el viento… gruñidos como el de un animal herido al céfiro le acompañaba… una corona de ruda salpicada por rosas intentaba sostener su cabello…mientras se acercaba a ella una figura corpórea que respiraba pesadamente… jadeaba…en sus ojos el fuego de la ferocidad se debatían con los suyos …ella intentaba no mostrar el miedo que la sacudía…aquella figura viva la miraba desde la orilla…la presión de su presencia la aturdía…él la miraba con expresión de profunda rabia …con ráfagas de confusión…otras anhelante …intentaba acercarse a ella… el llevo de pronto su mano a su garganta sintiendo ya el sopor que de las esencias del caldero salían …desplomándose pesadamente entre una nube de polvo…

Ella se acerco prudentemente …con pasos lentos lo rodeo …recitaba palabras impregnadas de almizcle…sus fríos labios con su aliento recorría …absorta lo contemplaba bajo la luna …las estrellas …cuando de pronto sus profundos ojos el abría…ella un vuelco dio …él con firmeza sus brazos la rodeo …nadie sabe que paso con certeza luego …solo rastros quedaron de la fogata …del incienso …la capa …los zapatos olvidados que ella dejo a un lado del arroyuelo … cuando temerosa escapaba de la oscura silueta que esa noche la perseguía …

Xiomara Beatriz

martes, marzo 16

Cerca de ti...


Al descender la luz del sol reposando de su larga jornada detrás de las lejanas colinas hojeaba distraídamente un libro…le llegaba a su memoria …su voz profunda… suspira en medio de sus cavilaciones…el alma se atiborraba de música …de silencios…de intensa palabrería …las ramas musitaba la brisa del ocaso …el mar como siempre murmuraba entre charlas y risas con la orilla …el hilo rosa oscuro de su vestido declamaba a la luz su entramado … las lámparas de las calles comenzaban a encenderse …las hojas de yedra cubrían el muro con amor …la tierra está hambrienta de semillas …la eternidad de amor …los amantes de premura… el ciego de palpar el mundo …el horizonte de los rojos azules y amarrillos que allí quieren pernoctar…la luz sigue cayendo …la brisa sigue soplando …la cúpula se llena de diamantes de luz…la hebilla de color plata de sus zapatos relucen …un gato tranquilo se posa a su lado queriendo caricias en su lomo…y ella clavada mirando el mundo cambiar lo acaricia en silencio…la luna parece un espejo consentido en el terciopelo negro…se abraza a sus rodillas como golondrina que moja el ala en el agua al ver su reflejo piensa que tiene compañía …las palabras que musitaba caen como pétalos de flores secas sobre el sillón…

Un crujido entre la jauría de sombras la inquieta…ondulantes movimientos se percibían en las ramas como cuando alguien pasa y las roza…que murmuras pregunta entre las sombras …como un ser arrojado sin paracaídas con alta adrenalina se sentía al escucharlo…entre orquídeas y geranios emergía una familiar silueta…durante un segundo fue horizonte colmada de colores…la alta figura en el césped se reflejaba…en la techumbre de la cabeza revoloteaban mil pájaros o eran sus cabellos con alboroto desperdigados… sus labios eran ala de pájaro carmesí con rictus travieso…sus ojos más profundos que abismo…batiendo insensatamente estaba su corazón al verlo…las mareas se suscitaban en su vientre …queriendo correr a la baranda del cielo de sus brazos…la atmósfera se tornaba en una tarde estival…las ramas relumbraban dando más perfil a la altiva silueta…sus pies vacilaban para al fin decidirse correr buscando guarecerse de la lluvia bajo la copa de un árbol…exquisito bálsamo de vida se prodigaba en ese abrazo …

El se inclinaba mirándola sus hondos pozos de luz viendo danzar su alma en la pagoda del amor…versos de clara poesía salían de su boca…sus dedos como hierro al rojo vivo dejaban huella de suaves caricias en su piel…la naturaleza exhalaba suspiros de simpatía al verlos… mil vidas y mil destierros han vivido en diversas vestiduras…el dormita desde siempre en su alma y da salvajes gritos cuando ella es sangre y carne…sus besos son lluvia que aleja los desiertos avernos…sus bocas reclaman por qué no son siempre auroras cuando de nuevo las pestañas se abren a la vida …y son apartados en frías regiones lejos uno del otro…uno en el infierno de la urbe y otro en el en medio de la nada … le abraza …le mira con sus ojos de niño …le rodea su cuello …dibuja una sonrisa con sus dedos en sus labios fruncidos… besa su frente…sus ojos …se apoya en su pecho sin decir nada …cierra los ojos y se estrecha en sus brazos… deja que su energía de vueltas en su alma y lo llene de primavera …

La eternidad es el segundo que lo siente junto a ella…escuchando el rio bullicioso de sus venas cuando le abraza …el sol que sale en sus ojos cuando le ve…se dejan transportar a la puerta de la cabaña …donde no sale el sol …pues serán soles que alumbren sus universos…cierran los ojos dejándose llevar por la música de sus almas …más allá con amor pasional …donde su boca sea higo abierto de miel del edén …lecho suave y pira al mismo tiempo …viven el presente y la simultaneidad de lo que en los segundos acontece …dejando que las fatigadas puertas del pasado se cierren … quedaran allí prisioneros los buitres de las calamidades lejos de ellos…mientras preparan el tazón de arroz humeante en el cuenco de vida …reposando en el lecho de follaje suave mezclado de pétalos de fragantes rosas enamoradas…respiran profundamente la vida …vuelven a ser niños …de mirada ardiente y labios traviesos… y árbol de muchos frutos que están henchidos de amor …

Xiomara Beatriz

lunes, marzo 15

Las Piedras...


Las piedras la llevan a los pozos de agua mágicos vestida con una túnica blanca entre las manos la caja del mensajero…las hojas recolectaban las lagrimas de antiguos caminantes…en los nudos de la corteza de los arboles palpitaban los secretos…el rojo de algunas hojas eran los disimulados recipientes de sus corazones…la espiritualidad cantaba entre sus ramas…un incendio en su cabeza se anidaba mientras lentamente caminaba…descalza de sus sandalias plateadas como antiguas estrellas envejecidas colgaban en sus hombros…

Cantaba su solitaria melodía de plegarias…para disipar las ramas del odio de su camino…que intentaba tironearle su vestidura…en la cima de una colina un lobo aúlla anunciando su llegada…cegada de la luz que se acercaba que le enseña a cantar en otra lengua…rumor de mar lejano viajaba hasta ella dándole calma…en un pequeño espacio en medio del pozo …florecía una rosa…extrañas cosas no dichas por labios ella bendecía…acércate en mi no hay espinas susurraba la rosa …rodeada de un fuego que no quema…en sus vivos colores resplandecía de amor … ella deposito la caja del mensajero con humildad frente a la rosa…

El moho del invierno se retiro cuando la caja se abrió…en la verde loma el sol de nuevo salió… el llanto de un niño callo mientras volaban multitud de mariposas blancas …el suelo a sus pies susurraba vida …el aire se aclaraba …una pequeña trucha dorada su cabeza asomaba …las montañas parecían telas azules que se bamboleaban de alegría como cortinas bailando un antiguo danzón…las aves en los arboles en silencio escuchaban otro canto más alto que los atrapaban en mística devoción…el mosaico del muro por fin se abría dando paso a la sabiduría…sobre lo presente …pasado y el porvenir…la oscuridad era un animal agonizante ahora…sus pies se sumergía en las aguas que la rodeaban como escarpín de seda…la rosa exhalaba todo su perfume…un colibrí se posa en sus manos y vuela…su cabello acaricia su rostro…un suspiro sale ante tanta belleza…no necesitaba hablar pues el silencio no alejaba las almas sino las acercaba

La luna había cambiado no era la misma…en ella habían balcones llenos de resplandecientes siluetas…mira … mira …y no es un sueño…mientras sus cabellos son trenzados de luceros con aroma a azahar…barnizaban sus labios con docenas de flores…ya lejos estaban los montes de la amargura…solo sentía el abrazo de la vida …la tabla del ajedrez bajo sus pies lejana estaba…los otoños ladrones de primaveras se retiraron…allí la vida venció al fin la fuerza del desierto…no había lluvia en los ojos tiernos…el canto un gallo anuncia que es hora de volver con el mana en su alma prendido …mientras la rosa devolvía a sus manos la caja sagrada del mensajero … la música la guiaba entre las piedras rodeada de cipreses que se agitaban suavemente huérfanos de tormentas …volvió a ser pájaro con nido lejano …para ver convertir la ceniza en llama viva…
Xiomara Beatriz

miércoles, marzo 10

El Ermitaño y la Luna...

Cuando el dardo dio en el blanco brotó un fresco manantial...mantas verdes por donde quiera se esparcían…La rosa se negaba a volver a la oscuridad…La cúpula azul le pertenecía…mientras el sol resplandecía allá en la colina del verde bosque profundo en el que el ermitaño suspiraba… ella caminaba entre las quebradizas conchas de caracoles arrulladas por la blanca arena en el ahora su eterno sueño …unos chicos a lo lejos sonrientes desafían con su tabla a las desvergonzadas olas …que caprichosamente los regresa a la orilla …mientras ellos ruidosamente reían…ella se preguntaba no es acaso este el mismo sol que al ermitaño alumbraba ….rey que se posa con exacerbado ego en su radiante trono …fíjate dice un chico a otro con gritería que tan lejos lanzo la pelota para con ella desfallecer ante los pies de una chica asustada…mientras él con gracia recoge la pelota guiñándole el ojo ….

isla ahusada envuelta en sueños…obscenidad de versos se hilan como una cadena en la vieja libreta … un perro la distrae olisqueando un tronco lanzado de algún extraviado navío…la brisa agita la tela de su vestido como flámulas ante la vista de un toro bravío…un bombón aparece como dedal entre los dedos …atropellado en su forma de tanto pernoctar en el oscuro fondo del bolso de viaje que con placer es consumido …mientras ella suspira ante el mar que le parece un sereno valle de cielo azul topacio que la llena de absoluta paz …los tejados de paja cercanos impávidos lo miran envidiosos de la tacañería que con ellos ha tenido de la sinérgica naturaleza …pues los ha destinado a ser nido de pájaros y en el mar sin parar bulle la vida..

Esta noche un pájaro cantara a la blanca luna que ya no será piedra fría …sino para él estará viva…ataviada de sus mejores galas …envuelta en gasas de dorada luz y caricias purpuras … a su oscuro cabello le quiere prender miles de estrellas con coquetería … mientras el ermitaño esta noche a ella ansioso le espera …la luna lo ha estado vagabundeado de noche entre la colina sonriéndole tímidamente…cuando esta se colaba por la rendija de su ventana para ver al niño grande de la montaña… mientras él se regocijaba en la soledad en el mito… el arquetipo …de los secretos del alma…canturreando alegremente entre el perejil …el romero …el tomillo …pero esta noche el se creará un traje de gala con follaje de sauce ennegrecido … una camisa de pétalos que robo a los vecinos blancos lirios … una terca margarita en la solapa él se enganchara con premura…al zorro le ha pedido prestado su cola para a sus pies abrigar del invernal frio…que esta noche de luna clara él a la sonrisa ha pulido…. con agua que del mar con afán ha traído …

Este insólito encuentro entre la luna y el ermitaño explicara… porque el silencio se adueñara esta noche en el lugar donde no se mueven los tiempos…los gatos se relamen peinándose con cuidado queriendo ser también al encuentro invitados…los grillos practican frotando sus patas el canto que dará a las oscuridades el fondo musical….la dama de noche perfumara de su exquisita fragancia todo el lugar …el espino se esconde no queriendo estorbar …el verano envía un mensaje que él estará listo …para acudir raudo al llamado … para darle caricias encendidas a las antes pálidas mejillas….las nubes se enojaron pues con enorme escobas a ellas presurosas las sacaron … el búho incomodo arroja de su cama los pájaros incautos pues en primera fila quiere estar …todos murmuran por la fiesta de luz que esta noche tendrá lugar…estas de rojo para besarte le dice el ermitaño al llegar a la luna y ella tímida se cubre con una tenue neblina …ya contaran mañana …el sauce …los gatos …el búho… la torcida margarita …el zorro… los grillos…la dama de noche ….el espino …el follaje del sauce …que sucedió esa noche entre la luna y el elegante ermitaño.

Xiomara Beatriz

martes, marzo 9

Murmullos...


Entre lo infernal y divino murmura …las palmeras relumbran como vajilla de plata al sol…aromáticos vientos salinos la acompañan rumbo hacia el alquimista de paz…como pájaro de cresta rojiza entona su canto…el cielo tiene un color azulenco verdosa…ante ella el caldero de vida o muerte con el que sueñan los poetas…oculto siempre estará el misterio de sus entrañas … fuimos la quimera del niño resuelto a conquistar otras tierras con ingenio y ternura …sus pequeñas manos con destreza daban forma al barco de papel…que con ilusión arrojaban los sueños del héroe al rumor de olas …ojos morunos iridiscentes siempre se hechizan hacia el horizonte …

Hacia allí viaja donde la fuente atestada esta de colores …bebe de las efusiones de té con sabor a conjuros de sueños… sumergiéndola en la ánfora de mundos por descubrir que se alejan o acercan a voluntad …donde no hay cabida alguna para lo que llamamos tiempo …pues este se ha dejado dormido está en la tienda del razonamiento …y solo lo vislumbramos cuando somos raíces cálidas de la tierra…los parpados ribeteados con alas azabaches se abre y cierran ante la belleza …ignorando las anteriores confidencias del entorno terrenal que en arcadas caen…para dar paso a otra alborada…donde la piel relumbra de luminiscencia… los labios se sienten como fresas maduras de vividos colores…donde las sombras se suicidan atraídas por la marea que ha dejado bajo sus pies …el ropaje es primavera …su cabello son plumas de diversos colores con las cuales viaja…sus ojos profundas luciérnagas contenidas en el lienzo de su rostro …mientras el sol suspira reflejos sin fin…senderos de estrellas se devela entre los azules como lámpara que guía…una turbulenta cascada cruza impregnando de su estela de aromas por doquier…

Luego se asoma en el lago del destino…con delicadeza se va dibujando la silueta de aquel cuya pretensión inútil intenta ser hoja de otoño…entre sus sueños la visiona como la turbulencia que en su desierto ella será…como veneno siente que va devorándole el vientre con su danza de amor…para convertirse en parte de su simiente …se inquieta intensamente como crisálida en el umbral de convertirse en mariposa…pretensión inútil pues el está hecho para volar…ella respira …mira el árbol atiborrado de frutos …allí cuelga una llave que se bambolea con el viento…reluce como oro …con ella se abre la puerta de la madrugada…la toma en silencio …como ladrón en puntillas se cuela en sus sueños …le susurra versos … toma de la mano al niño que no ha olvidado sus juegos…lo lleva al prado de las auroras…donde todo cambia de matiz …donde los arboles son parte de ti …donde las alas no se necesitan…sus voces están dentro del silencio que se regocija de ser ecos de risas…de juegos …escapando misteriosos al bosque donde se acunan sobre las hojas de los deseos …mientras el cuerpo reposa en el lecho …su espíritu corretea junto al de ella …dentro del murmullo de las estrellas …donde los instantes son más eternos.

Xiomara Beatriz

domingo, marzo 7

Rapsodia...




                                                Xiomara Berrios.


Hoy arroja su abrigo… sus guantes sobre el respaldo de una silla…mira la lejanía…las nubes …el mar acechando siempre la orilla …las señoras que barren los jardines con grandes escobas como si en ello les fuese la vida ….mientras en ella habitan una gran cantidad de palabras que con intensidad quieren volar …cansadas de estar atestadas en frascos cerrados de una alacena que comienza a apolillarse …siguen las manos quitando las hojas secas de las flores…moviendo raíces…empapando áridas tierras … mientras el fleco de su falda juega con el viento …sus pies quieren correr por el verde césped ….abrir sus brazos y solo ser parte otra partícula mas del universo …abrir la cortina que la separa de las estrellas ….dormir… comer …respirar ….sin tener que tomar otro trago del divino medicamento que te intenta arrancar de entre tumultuosos destinos…a lo lejos hay un individuo señalando con un dedo tratando de orientar al chico perdido…ambos sonríen quizás han finalmente comprendido el rumbo que debe tomar…las figuras evanescentes también transitan el lugar perdidas en sus pensamientos parecen flotar como globos atados a un pedestal…aunque hay bullicio de la cotidianidad que todo contamina…su corazón vuela al nunca jamás

Se arrulla al percibir el canto de una garza…de los loros salvajes que pasan en bandadas en su eterno peregrinaje... el canal lleno de agua se alza hoy pareciendo que canta con otro estilo distinto a lo normal…Y ella siempre intentando terminar las cartas que no quiere acabar…espirituales… tumultuosas… llenas de amor…es que cuando el martillo de oro golpea en las miradas de dos personas…que al verse surgen rutilantes rayos que te harán dichoso e infortunado a la vez…se comienza a colgar sutiles collares en los cuellos… mensajeros alados comienzan su danza poniendo sobre los cabellos espigas verdes donde sobresalen flores de primavera…el sauce ya no lo vemos que llora cerca del rió… ahora al verlo sentimos que sus ramas solo quieren acarician sus aguas cristalinas…las mejillas comienzan a ser cálidas de sonrojos …cuando antes eran pálidas figuras de cera…la vida se comienza a chispear de tonos naranjas …azules …granas…la música de campos de trigo y cañaverales acompañan a las aves…se enredan las sensaciones… en la buhardilla siempre hay ecos de cómplices sonrisas …la piel se convierte en cerilla…comprendemos el lenguaje de las olas …atravesamos las lúgubre cortinas de tormentos…para ser parte de la cascada de vida…ya el horizonte no es lejano… sino que en el navegamos con la barca de los sueños …nos trenzamos en el fuego desatando las vestiduras … los cuerpos comienzan a ser etéreos al colmar los sentidos cuando el roble oculta su sombra primaveral en la penumbra del bosque


Y la carta ella nunca la termina ...como espuma la abandona en la orilla…es que ella no quiere atravesar las puertas del frió marfil con engranaje de acero que acechándole quiere …cerrar tras ella sus puertas… encerrándola en un lugar frió y sombrío… donde jamás volverán a ser primavera …ni canto de arroyo…ni volver a entonar notas que se apretujan en ella como personas en romería llenas de alegría …ella quiere seguir siendo partitura de la rapsodia de la vida …queriendo ser abril…mayo y junio para alguien …ser glorieta en medio del pantano …adornada con lirios blancos …con bálsamo de caricias …sentir del rojo su picardía …ser arboleda que guía y no extravía …escribir siempre en capullo para ser flor cuando la lean …no quiere ser una escultura con formas sin corazón... sin querer sentir que este aún le palpita….qué difícil es escribir una carta cuando el alma esta adolorida… mientras el día se desliza en el trueno de la indiferencia…y el verde es despojado hasta de sus vísceras.

Xiomara Beatriz

sábado, marzo 6

Olor a Primavera...



Ajena a la batalla el espectro insomne de la locura
 de la pasión cantaba el ángel
vagando serenamente entre la neblina
 de roció que sobre los ríos pervive
como velo que oculta su brío a ojos desconocidos
entre las montañas con alas abiertas se solía entregar al viento
cuando un día alguien susurro su nombre con aliento balsámico
miro y entre el bosque de los avellanos
apenas se distinguía la silueta que exhalaba
olor a primavera



Con sus ojos de halcones le busco para mirarlo a los ojos
de inmediato se topo con el descaro de la pasión
que de manera arrolladora le invadió al igual
que el color escarlata devora la blanca tela
cuando el vino en ella se derrama en ella
así le devoro su esencia alejándola
para siempre del calmo letargo


Igual que gacela joven a su arrebato se entrego
el verde era ahora su lecho cuando sentía la alondra
batir sus alas en las entrañas
el temporal ya no se suscitaba en las nubes
sino dentro suyo al ver el verano que le llamaba
con sutil resplandor en aquella ardiente piel



Las flores del manzano quería entregarle
adoraba la locura que se apoderaba
de sus labios rojos sabor a dulzura de alba
y a él le ofrecía haciéndoles
 palpitar en su llama vital
su mirada antes era un lago sereno
mas al apenas tocarle sentía la vocación sísmica
que desde siempre en su médula le acompaño


Cavilaba amargamente si sus sentimientos tan intensos
eran una trampa que intentaban la sombra con disimulo apoderarse
pero por mas que le colocaran otra copa de oro bruñido
ella la rechazaba y seguía atado sus cabellos a su nuca con sus versos
bebiendo de los enigmas que le provocaban la piel electrizada
al acercarse a él con absoluta combustión.

Xiomara Beatriz

viernes, marzo 5

Tormenta de estío....



Cuando el silencio
 se transmuta
en la densa penumbra
en mil abriles de caricias
cuando en un lenguaje nuevo
los vocablos son húmedos roces
 que germinan los poros
donde los labios los visten
 de sublimes madrigales
cuando a la oscuridad se desnuda
con la luz del estío que la ciega pasión
allí acrecienta

Cuando los roces tornan las oscuras piedras
en refulgentes rubíes hambrientos
mientras la mano resbala en rincones vedados
giran los cuerpos en vendaval de emociones

Cuando el amor es sentido
como travieso coloquio de sinfonía y sonetos
que afiebra la piel al ser fervientemente entonados
de los labios se escapan temporales de suspiros

Cuando la mano avanza sobre los campos floridos
y los pechos se llenan del amor presentido
el aliento los riega de cálido roció

Y en medio de la selva se escucha
el enérgico trino de un ruiseñor
que agitando sus alas
 reclama con brío
su lugar en el nido .

Xiomara Beatriz

miércoles, marzo 3

El chico de la penúltima ventana...




Su suspiro se confunde en la estación del tren con el aviso de la llegada del vagón… espera en el borde del andén donde todo se aleja…mientras la distrae el turbio deambular de la tempestad de personas que van y vienen sin parar… con sus ojos cubiertos de roció… el pecho sintiéndolo como mil cuchilladas…escucha las historias que como campanas resuenan sin parar…algunos las relatan con el alba en la mirada… otros con el crepúsculo en los labios…muchos con la soledad que azota como tormenta …sus taciturnos rostros …sus ojos como gondoleros sin pasajeros …van arrastrando los pies …vencidos por la desesperanza …el ruido al pasar el tren sobre los rieles …la hacen desviar la mirada …y …allí esta él … no puede dejar de mirar cada día al chico de la penúltima ventana… viaja con su cara recostada sobre el opaco cristal … apenas se sacude con cada movimiento …su silueta parece inerte …no hay desafío externo que lo estimule…solo quiere con dulce anonimato ocupar el puesto antes vació…le mira…su mirada parece perdida …por breves segundos sus miradas se encuentran …irreductible el destino que no se puede torcer …hálitos de mil colores refulgen en las miradas…cambia la secuencia cotidiana…sus ojos huyen al darse cuenta con vergüenza que él la miraba …él se queda pensando que dentro de la mortaja que ella vestía …vio luz en su ojos… mientras los rieles le estremecen ante el impulso del retornar del vagón a las sombras…quiere retener su figura de humo pero el viento lo desviste de ella… apenas gotas de un corto suspiro resbalan en el cristal

Ella caminaba alejándose tratando de alcanzar los grandes pasos…perdida en el tiempo donde los relojes son rechazados…canta melodías en bajo tono que le hagan compañía…la hoguera de nuevo se había encendido en el lugar antes frío…ya a sus pies no mueren los versos ...como congeladas golondrinas…ahora ve las águilas que se lanzan de cabeza haciendo túneles de luz entre las nubes… su incipiente sonrisa no había perdido su inocencia infantil …en la esquina de sus ojos habita una niña vestida de color jaspe que alegre correteaba por el verde prado…la risa escapaba fácilmente de sus labios a pesar que muchas veces va pensativa…como en el barro burbujea y sale agua cristalina …así es su vida…la lleva a diferentes confines…ahora el sol serenamente le acompaña con su pañuelo de luz secando las lágrimas que antes se asomaban…lo que anteriormente era un enjambre de avispas es ahora una nube de mariposas que salpica su ser de una agradable sensación…nunca había sentido ciega su alma …ni la oscuridad habia cesado de tratar de convertirla en bestia señalándola con su huesuda mano siniestra…

Así pasaban los días …amando esos segundos …cuando sus miradas se topaban…ahora otro día más en el andén…sentada mira sus pies díscolos mientras aguarda verle pasar en el tren …aburrida alza la mirada … entre la niebla de la muchedumbre …una silueta familiar se dibuja… y … surge el chico de la penúltima ventana…los latidos se resisten a volver a su cauce …mientras florece un campo sobre el cielo de sus miradas…ella va marcando los lindes con maderos de fuego... para acorralar afuera los vientos traidores de la timidez…evitando escapar…su sangre es un rió caudaloso que no puede retener su rápido recorrido cuando ve su amplia sonrisa al verla…los silfos los hacen sus prisioneros…tejiendo con sus pensamientos notas de antiguas sinfonías… ofrendas de anhelos se sacuden con cada movimiento…los labios son cáliz dispuestos en el altar de sus rostros…polvo de pies apresurados los separan... sin haberse tocado…la muchedumbre aulla impidiéndoles enlazar sus manos…la diminuta esperanza se desvanece al verse salpicada de esa lúgubre manía… de arrollar con empellones en la llegada del tren … que sin ella pretenderlo la suben al tranvía…la puerta se cierra estoicamente ante sus ojos …los rieles comienza a rugir …corre desesperada al fondo del vagón tratando de mirar por las ventanas …encuentra vació un puesto y con tristeza suspira …mientras mira al chico aturdido… parado en el andén…no queriendo perder de vista … a la chica que lo mira desde la penúltima ventana…

Xiomara Beatriz

martes, marzo 2

El libro...



Sobre la mesa desvencijada de madera… amarillentas hojas cobran vida… las letras flotan formando mapas…caminos nunca tocados por pies invitan a deambularlos…la luz de forma espontanea la abstrae …la conduce por el bosque de palabras…pequeña como grano de sésamo llena de aceite místico que le da vida… camina entre campos cubiertos de caña dulce …que el viento agita a su paso…las montañas eran escalones que a diario transitaba …allí podía escuchaba las palabras no emitidas por voces…donde no había cabida para el oído sordo….donde el aroma de clorofila todo embriagaba …la música era el rio que resonaba como corcel rebelde …amaba su forma de serpiente… que desde la cima podía con su dedo seguía el sinuoso cause que recorría el pueblo…mitigaba allí su sed no necesitaba que le leyeran cuento …la luz del fuego dibujaba una sonrisa con su túnica blanca ….mientras el águila hace su vuelo matutino …palacios cuajados de flores de vividos colores entre los arboles habitaban …el velo se retiraba …otro visón se recreaba …el pesado turbante de la vida en el umbral se dejaba …entre los pliegues de los arboles secretos sofocados ahora se asomaban al tacto …apertura en la falda de la colina invitan a penetrar a las fauces del tiempo dejando atrás el ocaso dando bienvenida al alba….

El amor no era simple palabra… sino aire que se respiraba…incienso que se pavoneaba en todo lo que la rodeaba….surcar el mar era tan fácil mientras se poseyera el collar de la paloma que alejaba las traicioneras corrientes… sobre la sentencia del libro sagrado los peces nadaban ocultándola…no se alumbra el sótano oscuro si aun no es tiempo…no hay flecha que no dé en el blanco si es disparada por el arco de oro…el pórtico del horizonte cubierto con polvo enmarca las huellas… trovadores versos resuenan tallando hermosos cantos en la pared de cristal…no existe aquí el hacha culpable en manos de nadie …solo frutos guindando de los arboles en velada oración…no existen las tres versiones del tiempo a los cuales aferrarse …ni maquillaje de disfraces que oculten el alma…el silencio no es tal …la realidad y la irrealidad no significan nada …todo se mezcla como en la paleta del pintor los colores …el zumbido de un mosquito puede ser el paso de un avión…aquí Adán recuerda la arcilla de la que procede…mitos al alcance de la mano van resucitando…calcular el alcance del universo es imposible pues solo percibimos lo que la diminuta mirilla ahora nos ofrece…

No puede dejar de coser el hilo que se desprende de su vestido…tampoco nadie apagara la cerilla ni aun con huesudos intentos…ni el tobillo estará dolorido de la larga caminata…no hay hecho aislado todo esta concatenado…para que preguntar…para que buscar…si no puedes ver lo que ante nuestros ojos está…pero el miedo es como un insecticida nos aleja de la verdad… que solo el corazón sabrá descifrar…manos con atavió como gemas la toman de la mano …pájaros pequeños resguardan su camino de regreso …giran y giran alrededor de ella …de pronto salta … el libro se desliza y cae en su regazo …la luz del sol aun penetra por la ventana y el aire se llena de una fragancia aromática… dulce... que le da paz …y un liquido cristalino adorna sus pestañas al sentir una inmensa gratitud por lo que ese día le fue entregado…

Xiomara Beatriz


lunes, marzo 1

Cosiendo mi vestidura con la naturaleza ...




Se escuchan las campanas del pueblo…la corriente fluye…el oleaje golpea la orilla así como el amor que todo quiere devorar…un perro salta detrás de un cuervo que en bajo vuelo distraído estaba…renueva fuerza y se dirige aprisa remontando el vuelo…las manos fría abrazan el borde de la baranda …el sol le da un lustroso toque al cabello que ansioso espera la brisa … un animal se hace paso entre las hojas el perro lo escucha y quiere seguirle el rastro….el vestido es blanco reposa en las curvas de su figura … mirando con curiosidad este amanecer…como margarita florida con sus mejillas ruborizadas… recordando la recién plática entretejida de lirios y rojas rosas…inocencia y audacia …explosiva mezcla…sonrío

Un auto de alquiler rechina los neumáticos que se deslizan y gira comienza la vida a segregar sus grises y blancos …se agitan las verdes ramas parecieran que suspiran al igual que ella suspira…el sol sale detrás de las nubes con saltos de rayos primero llenos de timidez …un fruto se asoma bajo las hojas henchido de substancia donde mana dulzura…otra campanada como tren a punto de salir a su destino se anuncia …moteadas flores adornan las copas cantan primavera…las zapatillas descansan en algún lado olvidadas los pies quieren sentir el frío del piso …hay un baile en ellos mientras te recuerda …el cielo se ensancha de azul turquesa …en lejana torre deja de resonar las campanas …humanas multitudes ya frecuentan la avenida …

Delicioso aroma café se destila …y yo aquí estoy embriagándome de la mañana…en trance con la naturaleza …soltando fantasmas para comenzar el nuevo día…tengo sensación de ingravidez …aunque muchas veces también he sentido ser piedra que se hunde en un arroyo negro que con vértigo me engulle…mas ahora soy nube de algodón dulce …capaz de viajar de polizón a los más lejanos confines …no hay pecado en ello…la jungla siempre nos espera con las zarzas lastimar …mas quiero ser delicioso bocado en tu boca …la voracidad del tiempo es implacable…el sol ya incide en lo alto queriendo cambiar de color mi piel como el de las doradas mezquitas… mientras sale esta estación que hace que la primavera tome su soberanía…

Avanza una mula arrastrando un coche donde un hombre grita vendiendo algo a veces se me hace difícil entender la novedosa jerga…una garza cruza el firmamento…es tiempo de comenzar a ser parte de la cotidianidad … disfrutando de la paz interior que da paso luego de escuchar el mundo que me engloba …aspirando sus perfumes… oscilando entre sus colores…trazando sus formas … queriendo ser parte de la experiencia luminosa y serena que ahora me regala …mientras intento ser sólo nota que con amor deambula en la tierra.

Xiomara Beatriz