miércoles, abril 27

Y si fueras velero...



La techumbre azul me acompaña mientras contemplo los barcos deambulando sobre la cubierta marina...un ave hunde su pico...el mar se agita como la falda de mi cabello con la brisa...la ola se estrella contra la roca bañando mi rostro con su estela de alegría...en el silencio hay belleza...la luz penetra las nubes como flechas...los pájaros en plenitud baten sus alas....en la orilla galopa el murmullo de costumbres...salpicando con sus colores la blanca arena


Mientras la aurora sobre el delta...inunda su flor de verano rememorando los fragmentos  de poemas que le has musitado...esos que no contienen palabras...que surgen de los dedos...eso que sin piedad van asesinado soledades...el vaivén del agua me seduce como tu paso por mi piel cantándole al amor...la perla yace en el fondo marino...esperando el chasquido de la intima tormenta que tu le  provocas


La luz cae sobre el rostro...como libélula cortejando la flor...va estremeciendo la enjundia con afán  y en ella se deleita... los azules del tiempo pasan rápidamente...traficante de las horas que besan el horizonte con su pasión...suspiro besando el crepúsculo de un pensamiento que musita y si fueras velero como el mar 
...te atraparía con mis mareas.

Xiomara Beatriz

miércoles, abril 20

Josefina...


Ella es primavera...
ningún tropiezo hará que desista
de seguir cruzando con valentía
el río de aguas turbulentas de  la vida
las huellas de sus pasos otros las seguirán


Las aves entonan melodías
al verla labrando el campo
deshoja el sol en su sonrisa
alumbra su mirada la niebla del camino
olas de ternura ella nos entrega
en cada una de sus vivencias


Con sus letras musicaliza versos sin darse cuenta
entre inviernos y primaveras
en combate constante por sus creencias
nos relata con humildad porque aún
 debemos tener esperanza
en el ser humano 


Bendecida estoy
de su paso por mi vida
regalándome el velo de su ternura
cuando al mirarle con su Paú
entre su brazos
clamo a la madre tierra
al espejo del universo
que su amor florezca
 por mucho tiempo
entre nosotros
bendita seas
Josefina ...

Xiomara Beatriz






domingo, abril 17

Uju...

Xiomara Berrios


Una columna de humo se retuerce a lo lejos...restos de lluvia se empozan formando una charca ante mis pies...una mariposa se mueve ligera entre el bosque, el amarillo de las flores chorrea entre el verde...la primavera no vacila...los arboles alargados con placer alberga los brotes de color en sus copas, la luz del sol se pasea acariciándolo todo, abanico de semillas el céfiro esparce, flotan los aromas, las ramas todo lo musicalizan, estallan sus suaves ecos por doquier, como pequeños fuegos en medio de la oscuridad.


La tela esta aun adherida a la piel...las alas suspiran, entre las enardecidas colinas, el viento se arroja al precipicio... retornando desde el borde del mundo donde no hay vegetación, vacila...buscando navegar bajo el tejido...para subir coronando mi cabello, perdiéndose luego en la espesa techumbre que deja ver el azul del cielo... y...tu allí, frente a mi, consumiendo con tu mirada...mi silencio...


Flechas de amor se cuelan entre el armazón de tu corazón...los grilletes  de la distancia son absorbidos con prontitud, las puntas de los dedos se encuentran parpadeando codicias, mientras un halcón alza el vuelo, vaivenes de suspiros escriben una nueva historia...


Xiomara Beatriz

viernes, abril 15

Hoy hace viento...



Sé que te gusta alborotar el cabello de los árboles
soplar con tu suave aliento mis labios rojos
te haces brisa para contemplarme desnuda
al despojarme de mis velos
teñir de coral mis mejillas
cuando siento que miras el esplendor
de mi alborada


Ávida de la túnica de tus besos
 en mi espalda
misterio de amor que se urdió 
en la ensoñación del arte
en la mágica tela
edén de las palabras
prisma que te hechiza
con todas sus caras


Enjambre de emociones
se dispersan por el cielo de tu mirada
deserta la noche cuando tomas mis trémulas alas
el corazón turbado de deseos de verano
arenga de dos locos
aventurados detrás del espejo
que se burlan con su amor 
de la mezquindad de la vida.

Xiomara Beatriz

martes, abril 12

Alimentando de amor a la muerte...


Cae la oscuridad se encienden los faroles
en medio del bullicio hay un infinito silencio
pequeños fuegos brillan en el cielo  que la hechizan
se escucha con su eco fúnebre el péndulo del reloj
resonando en el absorto mundo
que frenéticamente prosigue en 
el sudario cotidiano de lo fútil...


Bermejas rosas la luna acaricia 
con su oscilante rayo de luz
el alma se eleva cantando
 lejana de su cárcel mundana
se encienden los colores 
que engendraron la aurora
las bodegas repletas del dulce licor
  del amor consigo lleva
para musitarle al oído 
el gorjeo de la vida
con versos de albor...


Una singular mirada la atrapa
 en una calle cualquiera
el grito de esa alma  abrumada
 en su sufrir  ella escucha
no hay bálsamo que lo fecunde
 de cálidas melodías
al aire difumina una plegaria 
cuando se entreabren las puertas
del cruel tormento que él exhala 
con sus fantasmales tonadas
 notas crispadas de blasfemias
enclaustradas en el lecho
que debería ser albergue
 para el amor...


Ella susurra al verle
cortesano en la vida
pero desgarrado con el corazón
en harapos...


Ella va caminando en el valle infecundo
 del alma
con los brazos abiertos al sol
diseminando las semillas del amor
ella habita en su alma
pero él sigue sin darse cuenta
del galope del cielo que se le entrega
pues sigue ensimismado
 con el puñal en su mano
 para  herirse una y otra vez
con el vicioso tiempo pasado que lo atosiga 
con su tropel de recuerdos que  lo puebla 
cuchicheando entre ellos
resistiéndose a ser incinerados...


Temporal de primavera recita sentada en el purgatorio
la voz del sol va incrustándose en la obscena tiniebla
impregnando tímidamente su almizcle de amor
ella grita al universo ayuda desde el mismísimo infierno
mas el eco del cielo le responde
que ella solo puede mostrarle
que el amor es un valle
 donde él podría volverlo a poblar
de infantiles risas
pintarles las lunas que quiera
jugar entre las estrellas
  con deleite
pero solo él puede
hacer la transformación
del lecho de su noble corazón ...

Xiomara Beatriz

viernes, abril 8

Sabe algo?...he soñado con usted esta noche .


Lilya Corneli



En el  oscuro espejo del deseo
la calle florece de vanidades
al igual que lo faroles brillan
con su amarilla luz artificial
el golpe de calor engendrado
por la feria brama en mi piel
las agujas del tiempo al parecer
ya no tienen la menor importancia
dardos de luces de colores se envían al cielo
celebrando el festejo del mar en la isla...


Contemplo el espectáculo
como lo hacía en mis paseos
por senderos desconocidos en mi niñez 
siempre llena de curiosidad
el viento me acaricia mientras
un mechón de mi cabello
juega en la comisura de mis labios
follaje de voces se multiplican
al igual que las aves en bandadas
 viene a su nicho con su barullo de sonidos...


Como flechas tensadas en el arco apenas sonreímos
cuando nuestras miradas se cruzan en el oscuro lienzo
la pasión se resiste al libre vuelo
somos como ubérrimas manzanas
perfumadas de tentación
al vernos...


Se acrecienta el fuego de la balada en las pupilas
el astro de la pasión posa su luz sobre el mar
la zapatilla roja se rinde ante el embeleso de la suave arena blanca
se mezclan los perfumes
mientras la ola fustiga incesantemente la orilla...

Xiomara Beatriz


martes, abril 5

Al atardecer...

                                                   El horizonte by Xiomara Beatriz


Al atardecer sentada bajo el árbol
 contemplo la belleza que se derrocha hasta el horizonte
el céfiro zumba entre las ramas sobre mis hombros desnudos
avanza la noche en el agua
 mientras el tiempo 
se desvanece


En el verde lecho 
mi espalda reposa en éxtasis contemplativo 
vislumbro las primeras estrellas
pequeños tragaluces en el negro manto
caravana de lagrimas lentamente se deslizan
cuando en la memoria 
me sumerjo


El sabor de tu nombre en mis labios 
va buscando en la desnudez del silencio tus palabras 
mientras las aves sus alas pliegan al posarse en la rama
el aroma de la primavera de la melancolía me rescata
como pan recién horneado sobre la mesa
ella se ofende cuando ante su elocuencia
 la ignoramos

La marea musicaliza la isla 
la mirada asciende donde la mano acaricia las estrellas
el zumbido del vértigo creativo
en continua sed del oleaje de mis suspiros
me integra de nuevo a su mar tranquilo ...

Xiomara Beatriz

domingo, abril 3

Los días...


A veces los días los acaricio
como cuadros antiguos
de cuyos sonidos
ya he bebido

Etéreos libros
que mis dedos repasan
en una mansión de luz
pero al abrir
el vademécum de los ensueños
estos vuelan me caen en la falda
en su apogeo suben
y
me besan
 sus realidades

A veces recorro los largos pasillos
allí en los libreros envueltos en niebla
donde están los pensamientos
llenos de sombras o luz
ellos se asoman
invocan mi nombre
caigo en su vértigo
vagando entre lo sublime
y
lo terrible.




Xiomara Beatriz