lunes, diciembre 30

Eternidad.

Daniel Murtagh.

Sobre los nebulosos pantanos
en sus calles atiborradas del profano invierno
el aroma a fiesta de verano aun se percibe
la pasión tiñe sus estrechas callejuelas
embelesa su pócima de amor.

Muero de sed en esta excéntrica noche
el helado campanario aun aguarda para dar su final tonada
la luna pronto desaparecerá bajo el estallido de falsas estrellas
la eternidad del viento azota las persianas
la tempestad del poeta me alcanza
asemejándose a oscuras alas
ofreciéndome el sol.

Caen sobre el pórtico las flotantes vestimentas
el ardor del satén es un suplicio
el árbol en la noche se ilumina
el hechizo aguarda en el umbral del deseo
mientras la oscuridad se abandona a la ciudad.

Xiomara Beatriz .

jueves, diciembre 19

La puerta de los sueños.

                     Полина Рукавичкина

El azul saluda la arborescencia

que se dibuja en las sombras
el aire frío  irrumpe como una filosa daga
la música brusca de hojas quebradizas se aleja
cuando el haz de luz ámbar abriga su rostro


Inmóvil la curva de la colina se ofrece
como escalones los pasos la conquista
mientras los arboles vocalizan
su metamorfosis en las chimeneas
gira la humareda tratando de alcanzar la gloria


Y alli permanece la desgastada silla
como si no le inquietara el túnel del tiempo
alucinado aroma a geranios todo lo impregna
el minutero ya no se mueve aprisa
las aves trenzan sus nidos en la esquina del cielo
el horizonte abre sus purpúreos labios
y como una luciérnaga ingreso a la entreabierta
puerta de los sueños que discurre aledaña al río.

Xiomara Beatriz.



jueves, noviembre 7

Se aniquilan las palabras.

Annie Leibovitz

Gravita como fantasmas 
los pensamientos en la ventana
buscando los ojos que jamás me han visto
la oruga absorta urde su nido
la exhalación del sol cae melancólica
 sobre las vecinas tejas
la fría brisa lame las blancas paredes
el gato mira la sombra que de la tarde escapa

El otoño a los arboles lentamente petrifica
glorificando su colorida muerte en los caminos
apenas se escucha el alarido de sus cabezas 
el frío amarra sus cuerpos a placer
las huellas crepitan sobre el manto
gira y gira 
la belleza a cada paso

Quisiera vestirme de la desmemoria
con la mascara blanca del invierno caminar
hambrientas almas buscan engullir
 la ultima gota de sol
la garganta es devorada por la noche
que se alza y aniquila
las palabras.

Xiomara Beatriz.


viernes, octubre 11

Velos de muselina...


Jacob Sutton

Aun mecida por el ensueño
las gotas de rocío salpicaban la ventana
el silencio agitaba su semblante en el espejo
la incipiente telaraña no era mimada por la sigilosa luz
aceché el cristal a grandes pasos buscando con codicia
el discurso del sol

Pero la niebla tejía sus velos de muselina sobre las veredas
los perros ladraban a un inexistente espantapájaros
ningún ave surcaba el denso mar de algodón
el color de las flores había enmudecido
vi figuras caminando en el borde del río
como fantasmas visitando tumbas

La vieja casa de la esquina rebelaba sus  historias
a los ojos de quienes conseguían divisarla
en el jardín alguien frenéticamente
cavaba y giraba mirando la nada
no puede evitarlo y él me descubrió
por primera vez nadie tradujo sus palabras
¡no hizo falta!
Yo sólo escuchaba la maliciosa sonrisa
de su mirada.

Xiomara Beatriz 




lunes, septiembre 30

Los pasos detrás de mí...

                                            Brooken Shaden.

El acento de la tarde derrocha magia
el balbuceo del sol causa admiración
las gaviotas atraviesan como olas el cielo
discurre su nombre en mi sonrisa
el callejón de los poemas me aguarda
amanecen los pasos detrás de mi
el pasa como una palabra embelesada con el viento
inmerso en el lenguaje de la naturaleza
besa mi piel sin mover sus labios
convocando el cataclismo de los sentidos
con su mirada

En las flores de repente germina la primavera
el verano en la cadera pretende perpetuarse
en la mudez de la timidez
los colores se confunden en la piel
en vano se lucha contra la marea
la pasión se desliza silenciosamente
él cercena la soledad con sus manos
resucita el fuego de las estrellas
la noche entreabre sus labios
y con sublime vocación de locura
a la oscuridad nos entregamos . 


Xiomara Beatriz.

lunes, septiembre 23

Palabras desnudas...


Anka Zhuravleva

Te escribo palabras 
que ya son cadáveres antes de alzar el vuelo
ellas flotan como espectros 
sobre la tierra fértil del olvido
permanecen calladas 
observando la tempestad de tu silencio
 en el babel de tu alma 
sangran pasado porque saben 
que no hay futuro.

Xiomara Beatriz.


miércoles, agosto 7

La casa que todo lo contiene...


Xiomara Berrios .

Entre el mar de pantanos
 juegan los puentes a unir sueños 
mientras el sol canta sobre sus curvas
desdeñando el terror que entre sus marañas azota
siempre he sabido de ti, le digo a esas tierras
te soñaba bajo la lengua azul
que proyecta memorias en mi alma
podía sentir el aroma a tabaco y sangre
tiñendo el níveo algodón en el estremecido crepúsculo
fingía no sentirme atraída por el contagioso tamboril de tu canto 
que desde las penumbras emanaba
consumiendo con pasión todo lo marchito
como un pájaro he vuelto al nido…


El silencio se ha quedado ciego 
ante la luz de resonancias que bosqueja la existencia
la burda tela adorna los balcones en los agrupados bares
el vértigo de colores gime por doquier
la agonía del río anuncia lo efímero de la vida
ruedan aprisa las agujas del reloj 
como los pasos buscando el deleite
un gato deja de bañar su pelambre
cerca de las alcantarillas repletas de melancolía
mira con desconcierto mi aire veraniego
el rumor de las hojas secas de susto lo espanta
contemplo por un momento el tremor de mi mente
y como una ola avanzo sin miedo
a la casa que todo lo contiene.


Xiomara Beatriz