lunes, mayo 26

Ya no estas aquí.

Noel Ozsbald.

La tarde se va desmoronando
el tétrico nombre de la ausencia mis labios recorre
serpentea la luz en la persiana
mientras la noche entre los rompientes nimbos me interroga
la sombra en el borde se sienta
el tiempo con las estrellas se enreda
y ya no estas aquí

En el principio la dulce tentación
del viaje distinto causaba turbación
intente el retorno al comenzar la caída
pero mi sangre en tu latido revivió
ahora ya no espero nada
la soledad en la nuca me respira
pues ya no estas aquí .

Xiomara Beatriz.


jueves, mayo 22

Los cielos cenicientos.

 

Tanie Blue


Me despierta el canto de un búho

sonrió porque te recuerdo

me asomo a la ventana

los cielos están cenicientos

el río transcurre en soledad

hace frío para ser mayo

esta tierra es tan impredecible

como lo eres tu

como lo soy yo.

 

Leyendo tus bucólicas letras

tropiezo con las esquinas rotas  

bajo el oxido de la soledad

se rompe el equilibrio

y caigo en tus raíces

 

Un gato con el sol juega ajedrez

aumenta el escándalo de las aves
el tumulto me hace huir de las sílabas
despertando el atavío que cuelga desfallecido
luego de haber vaciado 
el alma en tus versos .


Xiomara Beatriz .

miércoles, mayo 14

La asfixia .

Ryohei  Hase.
Te escribo mi buen amigo. Ya sé que he estado bebiendo por mucho tiempo, siempre me lo dices. Y por supuesto no he abandonado la pesca. Por eso te escribo, para contarte lo que me ha sucedido .

Una madrugada cualquiera, allí donde me suelo tumbar a esperar que muerda el anzuelo algún pez, el júbilo se apodera de mí, pues algo con mucha brusquedad se agita en las oscuras aguas tratando de soltarse de la caña. Intenté mantenerla con mucho esfuerzo mientras retraigo la cuerda hasta que por fin logro sacar de las turbias aguas un inmenso pez. Hacía calor, amigo, debo confesar que apenas logré meterlo al bote. El cansancio me derribó por completo y, con fascinación, comencé a observar como se asfixiaba el enorme pez mientras bebía cerveza. Debo decir que disfruté con cierta perversidad el estruendo de su agonía hasta que el desahuciado dejó de sacudir su cola y conseguí meterlo al costal que siempre llevo.

Estoy seguro jamás sentí tal regocijo como cuando entré al bar del condado, ese que siempre frecuentamos. Ya sabes cómo son esos locos. El alcohol flotaba en el ambiente y la algarabía nació con mi presencia llevando el trofeo de pesca. Yo aún sentía el leve temblor de la agonía sobre su brillante cuerpo, cuando todos desfilaban para tomarse fotos. Luego decidieron que era buena idea colocarlo en el bar como trofeo perenne  y allí quedó inmóvil flotando con su inmenso ojo inerte encima del gran espejo, que reflejaba viejas botellas y rostros ebrios.

Desde ese día algo me comenzó a trastornar, dirás que estoy loco y no te culpo. Al principio me ufanaba de mi hazaña en el bar, pero luego volvió la rutina para todos menos para mí, sentado allí en la silla de bar que siempre frecuentamos. Yo no dejaba de mirar el ojo de aquel pescado mientras apuraba el trago, la soledad de la órbita me acosaba. En fin, qué más da, me decía para mis adentros, es solo un maldito pez, ya sabes, para dejar de pensar en el ojo que me observaba.

—¿Que te ocurre? —dijo la chica que tenia a lado.
—¿Por qué?
—Bueno estas agitado, como nervioso, no dejas de moverte en esa silla.
—Quizás —dije
— ¿Me invitas un trago? 


 
Pero yo ni me moví, y ella se alejo desmenuzando el bastardo en sus labios. Todos parecían ignorar el ojo menos yo. De pronto vi que la cola comenzaba a sacudirse, emitiendo estertores e inflándosele la agalla sin parar. Convencido de mi locura, intenté marcharme, pero ardía de deseos de preguntar si alguien más escuchaba ese espantoso sonido que luego penetro en mi cabeza taladrándome el sentido, volviéndose una agonía. Comencé a sentir como si me hubieran sellado en una cripta donde el aire se me acababa. Intenté correr, salir de allí, pero alguien me tomo por el brazo. Preso del vértigo, deseé poder sollozar. El eco del estertor comenzó elevarse, subía por las paredes así como mi dificultad para respirar, y ahora era de mi garganta de donde salían guturales sonidos, sudaba como si me hubiera dado una ducha sin alcanzar a secarme. Vi que se hizo un semicírculo de humedad en la vieja alfombra  .
—¡Pronto llamen una ambulancia¡ —escuché decir.
 
Antes de perder el conocimiento alcance a ver el solitario ojo, con su detestada mirada satisfecha, y luego fue el silencio, la oscuridad de un sótano que se imponía.
—Por fin —dijo alguien que apenas distinguía.
—¿Dónde estoy?
—¿Qué me ha ocurrido?
Le costó responder mientras revisaba los valores de una maquina a la que estaba conectado.
Me miró como quien mira un milagro y sonrió. No se preocupe, tuvo un infarto pero todo ya está controlado. 
Al quinto día volví a casa, tomé el teléfono y le pedí a un compañero que fuese al bar, tomara el trofeo del pez muerto y lo quemara, pues yo aún aterrado, no me atrevía a volver a ver ese animal.

Xiomara Beatriz

viernes, mayo 9

El Resplandor...

Erwin Blumenfeld


En el lento sopor de mayo
se exhala las notas de un lejano piano
el ocaso consumen las horas
el lirio marca el camino
fluye la belleza suavemente

¿Quien es ?
el caminante en círculos
que sus pasos cuchichean por la vereda al río
te acosan como el inminente abismo
profético de la tormenta
que el trueno deslumbra

Su pasmoso aliento
a menudo la nuca alcanza
vulnerable la seda ensordece
las plegarias en los labios agonizan
pero apresuradas las bisagras rechinan
y la clandestina presencia se retuerce
al ver que del resplandor del amor
otra vez de ella ha huido.


Xiomara Beatriz

martes, mayo 6

Los brazos del sol...


Metin Demiralay

En la ventana el alba como ave se posa
la noche echa jirones los azules desvela
las profundidades del río entre ellas se hablan
la primavera con su generosidad en su vuelo me toma
las veredas vestidas de memorias murmuran

Los brazos del sol del agua emergen
nadie lo observa solo mi curiosidad lo atrapa
la brisa con su audacia todo lo explora
 las hojas de emoción se estremecen
como mi voz delirando poemas
intentando escudriñar tu alma 

La luz dulcemente un pájaro gorjea
continuo marcando huellas recordando tus letras
se cuela entre las grietas el aroma a café
imagino las tazas sobre la mesa
el lenguaje de los dedos ansiando abrazarse
toca el silbato el barco como buitre cazando sueños
el calor comienza a hostigar el recorrido
las puertas del escaparate se abren
albergando el borbollón de vida
pegado al vestido .


Xiomara Beatriz

viernes, mayo 2

Palabras muertas...



Lilyan Corneli


Las paredes todo lo observan
el sol grita su edad en ellas
la cortina atrapada en su primavera queda
el río en el mar todas sus lágrimas vierte
el vino la noche consume
mientras las trovas
a la luna roba

Representando su papel
verano e invierno
el erizo marca el arte con sus letras
quien entendernos puede
bombardeando el amor en versos

El dice en mi una tumba habita 
ella el volcán de la aurora me enciende
la medianoche seduciendo
la poesía avanza

Tercos se miran
con sus febriles atavíos
sin al abrazo atreverse 
flota el podría haber sido
en las palabras muertas
que ambos bosquejan .

Xiomara Beatriz .