lunes, enero 12

La alcantarilla del infierno.



Fotograma de la película "El tercer hombre"


Me inquieta el reloj en medio de la multitud redoblando su poderoso tic tac. Siento que unos ojos me vigilan constantemente, no alcanzo a verlos, pero en mi nuca se posan. Una mesa se sobresalta cuando las cartas del destino decretan. El olor a tabaco sobresale en el callejón donde el gato dormita, mientras las notas de jazz alejan la muerte. La multitud me arrastra a la derecha, luego a la izquierda. No sé bien a donde voy o a donde me lleva la muchedumbre. No creo que ella tampoco lo sepa. El tacón de un zapato se clava en una alcantarilla. Un vaho demoníaco de ella se desprende, se marchita una sonrisa atrapada en una pipa y corre a socorrerme. –Suele pasarle a chicas como usted. Mientras el tobillo sostiene, admiro la hebilla de sus zapatos relucientes como una estrella y la perfecta simetría de su rostro moreno, pero el mundo no se detiene. Logra zafar de su cárcel el zapato y con una reverencia se despide. Una mujer llena de anillos su falda levita como un campanario y me susurra, si sabes lo que te conviene ¡Vete! 

A los lejos, se aprecia los barcos borrachos en la corriente que el río mece. Un hombre con voz celestial canta mientras suicidas de la luz tratan de atraparlo con asombrosa exultación. El tipo de doble papada vuelve a mirar el reloj. Me crispa los nervios su mirada cada 5 minutos a esas rebeldes manecillas. El frío los huesos calan a pesar del grueso gabán. Me encantan las formas labradas de las barandillas de las terrazas, que transitan sobre nuestras cabezas. La gente que casi desmaya cuando advierten el desfile de sombrillas danzantes cerca del tranvía con el espíritu del blues en sus gargantas. En mil rincones se abarrotan dando el espectáculo más vital, pero a pesar de la algarabía se respira una angustiosa soledad en la mayoría de las almas, que pretenden repararla con música y cócteles en la calle del pecado. Allí se desdibuja torpemente los cuerpos bajo los inquietantes faroles. Una breve cintura en silencio yace debajo de adulterados pechos. El verso de dolor invita con premura a obtener efímero placer por unas cuantas monedas: huelen aún a miel de arce, en las manos que seducen en la esquina.

 La torre comienza a dar sus campanadas en medio de la confusión. Una tetera la acompaña como un ente vivo que en alguna cocina silba. Justo en ese momento el tacón cede. El tranvía, ajeno a mi desgracia, aprisa pasa antes de caer, una mano. Mi cuerpo encierra, sigue las campanadas, una, dos, tres…el sonido no termina. La terrible escena aun me hace temblar al recordar el roce de ese hombre. ¿Cómo describirlo? Pareciera que se iba consumiendo el cielo al tocarlo. El desbalance me hizo fijarme en sus ojos negros como un pozo sin fondo. Su tez blanca como la clara de huevo al ser hervida, bajo su negro frac, resaltaba. El gato al verlo se alejó de él igual que si oliera a una seta venenosa. El mundo de los muertos exhalaba al tocarlo y el vacío habitaba en la sonrisa que me regalaba. Mientras mi cuerpo sostenía, aquellos ojos negros como bolas de billar estaban hambrientos de luz. Su mirada intensa era como un puñal que destruía y se burlaba de la herida que propinaba. Me separe bruscamente de su abrazo como del aguijón de una avispa. La máscara que antes sostenía volvió a su cara y  regresó a confundirse bailando con la multitud, mientras mi sangre presa de terror aun sacudía mi cabeza. La torre, en su última campanada, con furia al cielo clamaba y fue cuando él volteó la cabeza a mirarme de nuevo. Susurró algún día serás mía, mientras la cola de su carnavalesco traje de diablo alegremente discurría entre el frenesí de la calle Bourbon.

Xiomara Beatriz.

12 comentarios:

Jordi dijo...

Los humanos se ponen un disfraz en carnaval para encubrir su máscara cotidiana, mientras el diablo se quita su careta infernal y muestra su perversa cara humana...

TORO SALVAJE dijo...

Joder, me parece un texto alucinante.
Buenísimo.
No se te has inspirado en alguna escena de la película -es una de mis pelis favoritas- o en algo más pero el resultado es maravilloso.
Bravo por ti, genia.

Besos.

poemas lichazul dijo...

felicitaciones XIO
en carnaval al parecer nos sacamos el disfraz de correcto y normal
y desatamos la bestia

abrazos energéticos

Taty Cascada dijo...

La vida es un carnaval donde todos aportamos con nuestras respectivas máscaras y antifaces. No existen buenos ni malos, solo seres intentando sobrevivir. Aquel hombre lo sabía...Excelente relato mi querida Xiomara.

julio lanz dijo...

Cuando leo a Cortazar es vértigo, cuando te leo a ti Xiomara es ver ... de la alcantarilla hacia arriba ... es un vértigo al revés....!!!

Cesar Rivero dijo...

Me inclino ane usted para reverenciar su creación,,,.. Salud..!

Anónimo dijo...

....y así será, siempre juntos, el mal y el bien. ...lo extraño es que parece nos gustare buscar esa angustia e ir tras del diablo.....para despues formar la alaraca, y pedir ayuda ; solo que despues de todo complicado y mas dificil en el terreno de ..El diablo!..... aprendamos a conocer al diablo ..el diablo y yo ..el diablo y tu ..... todos con el diablo entre rejas y dueños de la LLave de la Reja y la casa del Diablo

ReltiH dijo...

UN RELATO MUY ORIGINAL!!!!!
ABRAZOS

victoria dijo...

Este año como cada año, nuestro tren parara en alguna estación, depende de cada uno de nosotros dejar ir a la tristezas, miedos, frustraciones, malos momentos, desamor. Agradece a cada uno de ellos.. su compañía y sus enseñanzas, aunque hayan sido dolorosas, déjalos ir, déjalos bajar de este tren. Deseo que en esta parada, a tu tren suban miles de bendiciones, sueños alcanzables, amor, abundancia, fuerza y determinación para seguir tu viaje.
Hoy en mi vagón quedaran puestos desocupados y espero te sientes a mi lado para compartir junt@s este nuevo viaje. FELIZ NUEVO COMIENZO EN ESTE AÑO 2015!!!

Carmen Magia dijo...

Muy intenso e interesante.

Un beso

Taty Cascada dijo...

Desde mis días de descanso a tu ventana, dejo mis saludos y cariños siempre para ti. Abrazos siempre mi querida Xiomara.

Darío dijo...

Casi estoy caminando por esa calle, casi estoy temblando yo también por la intensidad de la atmósfera... Un abrazo.