sábado, septiembre 13

El eco del deseo.


Felicia Simion.

Anocheciendo el aroma a jazmín
como mariposas negras en la oscuridad vaga
los ojos fijos miran la ventana que sueña
el farol de la esquina saborea en la copa
la uva descarriada que bajo su embrujo tiembla
tu risa contagia la piel cuando la mano se acerca
el horóscopo no acierta cuando la luna lo censura
mientras el eco del deseo en la sangre resuena

Se despluma la nuca
 bajo la lámpara del sol de tus besos
la colérica soledad se aparta con el aliento
se estremece la perpleja cintura cuando la arrastras
sobre tus caderas como si amaneciera
la pagina del cielo nos observa
 cuando la entretela de su lugar desaparece
 mientras los espejos con pudor se dan vuelta

En la lujuriosa calle el silencio se ausenta
cuando la sombra enloquecida penetra
la música se enardece
el verbo en el cuerpo se desbarata
cuando la certeza del cielo
 en el caos de la noche llega.

Xiomara Beatriz


9 comentarios:

Poeta del Cielo dijo...

Letras bellas calan en lo profundo del ser al leerlas ... bella armonia de sentimientos... felicidades amiga.

abrazos
lindo fin de semana
saludos

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Tiene un deleite y una cadencia como de canción

Gracias por dejarlo para nuestros ojos

ReltiH dijo...

AHHHHHHH... LINDO...!
BESOS

Darío dijo...

Las manos mágicas...

Jordi dijo...

En la página del cielo, como un espejo que refleja la propia alma, se puede leer todo lo que ocurre en nuestro interior...

TORO SALVAJE dijo...

Parece que estás muy bien acompañada.

Disfrútalo.

Besos.

poemas lichazul dijo...

mientras el deseo reverbere , todo puede suceder en nosotros

abrazos Xio y buena semana

Pluma Roja dijo...

El amor y el deseo van de la mano.

Precioso poema Xio.

Un beso.

espronceda- nictemero dijo...

Xio: dedico mi tiempo, mi ya escaso tiempo, a recuperar la lectura de las grandes obras y grandes autores que en el mundo han sido y están siendo. Esto provoca la ausencia de lectura de algunos blogs que son ejemplo de buen hacer. Uno de ellos el tuyo. Cuando vuelvo como hoy y leo mis sentidos, todos ellos, vuelven a percibir la belleza de la escritura.