martes, septiembre 1

Cuando el tiempo pesa los sentimientos vuelan !



La pesadez de estos días de tensión emocional y física me ha invadido ...Cansancio es lo que ahora susurra mi cuerpo y mi alma dormir …solo dormir …cansancio que pensaba yo me impedirían volar… hilar versos…decía no quiero ahora desentrañar lo que siente mi alma por tan brutal cambio de lugar…del entorno donde me sentía segura con la calidez del nido familiar… de esos aromas de seres amados… de esas sonrisas que esplendorosamente alumbraban mi día…cansancio es lo que me embarga…añoranzas que me punzan hasta lo más profundo tuétanos de mis huesos….pero yo nunca he sido ciénaga… sino agua que fluye como rio hacia el mar impregnándome de la vida …de los colores… las formas …los aromas por donde me toca recorrer mi vida …pero siempre hay un momento donde el tiempo se detiene …donde solo quieres dejarte llevar por la voz del silencio…pero comienza a romperse el silencio dando paso a el amor que sientes y vuelves a vibrar en la más sublime sinfonía que envías para que envuelvan en la distancia a los seres que amas y extrañas verlos solo unos minutos inquieta mi corazón llenándolo de ternura que late con más fuerza al saber que allí están y estarán siempre dentro de mi corazón ...la vida cada día es un reto …una oportunidad y a pesar del cansancio agotador… trato de hacer sonreír las caritas tristes de quienes por alguna extraña razón me añoran… coincidencias sublimes de amores que me dan la energía… la fe necesaria para seguir la cruzada una vez mas de mis sueños ..Soy feliz porque enseño a volar a mis hijos… les enseño a ponerle alas a sus sueños…a tener libertad de pensamiento...la valentía de correr riesgos… a buscar lo que ellos piensen necesiten…libertad de sentir… de expresarse del modo más adecuado sin lastimar a nadie … el lugar en donde vivamos no importa realmente pues nuestro hogar está y estará por siempre en el corazón en donde habitan las personas que amamos Xiomara Beatriz

1 comentario:

e dijo...

Vacío negro
negro lo invade todo
en este averno