sábado, febrero 21

La música de tus dedos.


Florian Weiler


En la buhardilla
la lámpara charla con las paginas del libro
lucha el invierno por entrar en la ventana
la hoguera sujeta a los demonios
que se le escapan
en la alfombra
 el nudo de la serpiente se desata
baja el cielo a la tierra

Ahora acércate
conjura mi soledad con tu presencia
construye un camino entre tus sombras
que sean tus ojos el fuego 
de un animal en celo
que tu voz se enrosque enajenando mi nuca
déjame contemplarte mientras tus dedos
 hacen música

Disipas la niebla con tu aurora
el lastre de las vestiduras remueves
desde el ocaso subes en espiral a las cúpulas
las voces se bloquean mientras asciendes
la hora retiene sus manecillas
las siluetas la historia
en las paredes escriben
el vértigo del movimiento
el paraíso resucita
cuando la noche
 acaba.


Xiomara Beatriz

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Estás sembrada Xiomara.
Un poema precioso.
Te felicito.

Besos.

Mery Garabote dijo...

Sublime, a veces no son las caricias sino la piel que te coca. un beso de arcoiris.

PABLO FER Racines dijo...

Precioso poema.

ReltiH dijo...

POEMA PARA IMAGINAR LÍRICAS AL OÍDO.
ABRAZOS

Pluma Roja dijo...

Un derroche de imaginación poética.

Besos Xio.

Jordi dijo...

En la hoguera sujeta a los demonios, arden las pasiones. Para tocar el cielo hay que penetrar en el infierno tórrido de las pieles y conseguir que la música emane del virtuoso tacto...

María dijo...

La noche acaba entre las sombras y el dia resucita entre la luz de tus versos.

Es un placer volvera leerte querida Xiomara ayer entre te lei y se me bloqueo el pc y hoy desde mi movil te comento.

Un beso enorme preciosa.

Jorge Ampuero dijo...

Cuando la noche acaba,
todo empieza.

Besos.