lunes, julio 13

Quiero Sentir....


Santiago Carbonell

Mis manos te buscan como si del amanecer se tratara

mi centro busca arroparse 
en las diversas tonalidades 
del calor que emana de tu amor
alejándome del frió sin fin de la noche 
la esperanza es inmolada
pues mis ojos transitan una y otra vez
por la calle deshabitada de tus palabras...

Lagrimas brotan de mis ojos
el sollozo se estrangula
al deambular a oscuras
en la escalera de caracol 
que se inicia en el alma...


Mi cuerpo reside en el abandono
como en el libro polvoriento 
perdido en el fondo del armario...


Odio el ceremonioso hueco 
que en mi corazón hace nido 
donde el viento helado
todo lo calla...


Voy deambulando en la melancolía como ocaso
muriendo en el horizonte del frió invierno 
necesito recostarme a tu lado
suprimir el tic tac del reloj angustiante de las esperas
quisiera acallar la barahúnda a este silencio tuyo
mi ser deambula en las cenizas de los espectros de mis miedos
busco afanosamente la música de tu alma...


¿Donde estas? 
En cual de los escaparates del silencio
se oculta tú presencia
somos víctimas de la distancia que nos atosiga
Ya no quiero hacerme mas preguntas
mejor espero la llegada del sol
cierro mis ojos imaginando 
que pintas amaneceres en mi piel
susurrar tu nombre
al saborear tus besos
caminar descalza entre las estrellas
dejar de ser como hoy
solo un lamento...


Xiomara Beatriz


1 comentario:

Anónimo dijo...

Si no ves mucho por la charca estos días, no te extrañes. Estoy en las consultas de los veterinarios. El sapo tiene problemas en las orejas. Por lo que parece, tiene Ícaros con alas de cera volando cerca del tímpano y a veces el dolor se presenta sin avisar. Los veterinarios solicitaron otros análisis y ya sabes el tiempo precioso que se pierde en los corrales poco hospitalarios de la veterinaria pública... El sapo teme que al final hagan con él una nutritiva sopa de ancas...