miércoles, febrero 24

La Gata….


Pedro Calderón de la Barca decía ¿Qué es la vida? Un frenesí… ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”…mientras revuelvo mi café con la cucharilla contemplando el amanecer pienso en esa frase pues con cierta solemnidad he leído esta mañana donde se cuestionaba la cabalgata que hacen los poetas una vida soñada entre los vapores de la poesía y las quimeras donde deambulan con pasión apartándose de vivir la vida real …pero no es acaso los sueños no son más que ecos tomados de nuestras realidades y de nuestra vida espiritual …cuantas palabras dichas nubla la visión de mis ojos recostada en el esquinero cerca de la ventana tomo oxígeno del frescor de la mañana para refugiarme bajo el suave murmullo que el viento a su paso infringe a las trémulas hojas de los árboles que me rodean ...es canto que me hipnotiza bajo el pálido sol que hoy me acompaña abriéndose paso entre un manto de nubes grises…pienso que todos tenemos sueños y observo el espejo que parece romperse pues lleva a hombros el mundo entero…empedrados caminos de los recuerdos de palabras dichas me lleva a la campiña refugio de la cotidianidad de la vida donde construimos todo el tiempo los sueños lúcidos

Visualizo el verdor que con acogedora bienvenida me acuna en su manto… aroma a clorofila… a tierra húmeda…a el aroma de las flores que circunda el ambiente campestre...envidia para los restantes mortales que sucumben día a día entre la selva de cemento ... que en la delirante obsesión ha construido el hombre... aparece allí delante de mí el caserón inmenso...también tímidamente la gata tan amada por el ...que mirándome sorprendida con total desconfianza al yo dar un paso para acercarme a ella se apresta a subir rápidamente a la más conspicua altura...ya veo que esa gata igual que meretriz de las calles siempre deambulado sin dueño vuelve para esperarlo cada verano en su feliz regreso …sus ojos intensos parecieran me preguntaran por él e intento nuevamente llegar a ella pero vuelve a escapar sin apenas hacer ruidos con sus mullidos miembros ... el perro ladra a lo lejos imagino se fue veloz al patio trasero…Ahora ya comienza el otoño refrescando el ambiente anteriormente caluroso... para luego dar paso al hacha de invierno

Me inclino en el borde de la ventana abierta de par en par mientras cruza un bandada de aves en el cielo imagino que huyendo de los árticos vientos... al verlos me digo qué haría el hombre si los despojan de sus sueños...una intensa soledad sentía al igual como la gata cuando no tiene la mano acariciando su lomo mientras el divaga en su mente yaciendo perezosamente en su hamaca...pues se cuanto le gusta soñar mientras le acaricia el suave pelaje con sus dedos y ella presumida ronronea al recibir su afecto… también se como su faz sonríe ante el ímpetu de la gata pues ella como siempre no obedece a ningún pretendido dueño…se que a ella le gusta echarse en la alfombra o el sillón y desde allí observarle para abrigarle en silencio ….bostezar y estirarse mientras el merodea entre sus pensamientos ...

Se que el se conmueve cuando ella lo acompaña en silente testimonio de lealtad a pesar del abismo que los separa…recuerdo como disfruta entre risas y ternura contandome como ella lame su pelaje como tratando de reponerse quizas de una falta grave buscando asearse después de sus traviesas correrías por las calles y una oculta seda de vanidad empapa a esta gata arisca que le teme al agua al igual que su pretendido dueño…me inclino dejándole la leche servida en el tazón así como en el universo esta el amor…solo ella decidirá si quiere beberla…no sé si el próximo verano volverás a ella solo sé que entre las manchas de su pelaje suave con los cuales se confunde entre las sombras ... agazapada esta en las rendijas donde se esconde a pesar de no darse cuenta que el reverso de la luz del sol cuando en la luna se refleja al agonizar el día utilizándola como espejo... tenuemente la delata ...solo se que ella aun suele maullar como nombrandote en los corredores buscándote igual que un sueño...como ves en este pequeño relato yo sigo viviendo en la buhardillas de los sueños para bien o para mal es el eco del reverso de lo que tú llamas realidad…

Xiomara Beatriz

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que tu llamas sueños, yo lo llamo belleza, literatura, arte. La belleza, en efecto, es como una gata. Acude cuando ella quiere y sólo lo hace con las personas escogidas. Esa gata volverá a ti, como vuelve a ti esa belleza insondable, ese poder creador. Dichoso el humano, o el sapo, que consigue tener en su regazo esa gata ronroneante...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
NV BALLESTEROS dijo...

Entre sueños y realidad, es dificil distinguir
caminar entre la belleza de una mañana soleada, es igual a la belleza de tus letras...Recorro los pasillos de la vida, al igual que esa gata...Voy persguiendo mis sueños con el anhelo de despertar de mis pesadillas....Xiomara te quiero

Sombragris dijo...

Me encantan los felinos , ya sabes, su independencia y su descaro ,su caracter y su fidelidad a pesar de la independencia...me encantó..besos

Bitácora del Gran Lobo Gris dijo...

Los sueños son islas de realidad que perseguimos.Detras de cada isla hay otra isla y otra y otra más, hasta el fin de los días en los que el sueño despierta a la realidad de la materia.

Mcrow dijo...

No se que me gustó más... si la entrada o la dedicatoria al "anónimo".
Es anónimo para todo, pero por lo visto para tí no.

Un beso

Julio Fidel dijo...

Hola, gata persa:

Denme los sueños
y llevense esta realidad sincopada
que como pirámide truncada
esté ausente de espíritu y de poesía.
Dejenme para mí todos los ecos del reverso
y quedense con los gritos cotidianos del asfalto.

Xiomara, gata persa:

No puedo tomar toda tu furia y tu magia creadoras sin riesgo de agarrar una borrachera de la que no me despertaría aunque me cayera en la marmita del café.

Si no ves mi faz asomada como fantasma a tu balcón es solo por eso: tus licores tienen más alcohol que el que precisa mi lamparilla para alumbrar mi papel en blanco cuando escribo, sobre todo para tí, mis versos.

Déjame tomarte a pequeños sorbos, que así me sienta de maravilla y preservamos, tu y yo, mi hígado de una cirrosis casi segura.

Conformate... que yo ya me conformo solo con tu beso.

Recibe tú el mío así... con eco...eco...co...co...

Julio