jueves, noviembre 26

Caminata…




La rueda de las emociones en plena cúspide hace mella animándome a cristalizar mi deseo de ir a caminar un rato a solas para despojarme de algunas de ellas… me ato el cabello con una cinta rosa para evitar así que el viento que golpea el rostro al llegar a la playa torne mi cabellera en un entramado nido de pájaros …me voy antes que deje de cantar la tarde …me asomo al ventanal de mi habitación entre los helechos sobresalen las rosas enroscándose entre el verde manchas de rojos… amarillos… blanca …los pétalos resplandecen al bañarlos el sol…atesoro esos momentos que me dejan pasmada ante tanta belleza de la naturaleza…tomo las llaves pero aun ando descalza… las sandalias…donde he dejado las sandalias me pregunto…me muevo de aquí allá como hoja perdida por fin las he encontrado debajo de la cama las calzo … me miro en el espejo emplomado en bronce… tenues toques rosas doy a mi labios y bajo aprisa las escaleras …pienso que aun faltan días lluviosos abro la puerta invitando a entrar el aire fresco para oxigenar mi casa…mi alma y comienzo la caminata hacia el mar …pululan voces de marcado acento que hilvanaban alguna historia cotidiana …sonrió miro el cielo engalanado de un azul intenso…si ese azul estuviera siempre tan intenso me digo extraviadas nubes suaves entrelazadas por la luz que le daban aspecto de malla apenas era incluidas en el majestuoso cielo …bandadas de aves violentan la paz con graznidos que lo enmarcan en un paisaje de sueños… respiro el amor intenso que de la naturaleza se desprende …los arboles se alejaban mientras el mar se acercaba …mi alma se torna vagabunda en esos predios que amo … avanzo torpemente entre la arena despojada de mis sandalias me gusta sentir la suave arena entre mis dedos …algunas paseantes se cruzan conmigo sonríe cortésmente …resplandece el azul de mar …me invade la habitual enajenación que murmura el mar en su melodía al golpear la orilla … el corazón se me llena de paz…hundo ligeramente mis pies en el agua mientras se acrecienta el aroma a sal y algas …se me antoja hundir aun mas mis piernas en el agua y doblo sobre sí mismo el límite del pantalón de franela gris …corazones infantil se divierten en la orilla escucho sus risas …sus charlas y la ternura de su inocencia cuando reclaman a su joven madre que al parecer es medio gato pues se niega a mojarse tan solo un poco mientras ellos chapotean felices …el aire del otoño esta algo frio …las olas son suaves en este lado de la playa casi parece un lago tranquilo… el viento se convierte en caricia y me trae la espuma que cubre mis pies ahora son dueños de espuma y arena …el viento susurra libertad que la hago mía …la luz del cielo comienza declinarla… música de mi entorno marino va deslizando al olvido mi anterior ansiedad… me recuesto en la arena y el techo azul derrama paz sobre mi alma es como si hubiese alzado una lámpara que aleja de mi alma las sombras …así me siento ahora …un pájaro pasa gorjeando rasando casi la orilla …cierro los ojos y me dejo llevar por la sublime melodía de las olas …no se cuanto tiempo transcurre al abrir los ojos el horizonte ya semeja un arco de tonos rojos… amarillos cuando el sol casi agoniza en su lecho …mi corazón ya en calma se deja llevar por la melodía que el ambiente me regala mientras la palma de mis manos juegan con la suavidad de la fresca arena … atrapada en su música pienso en el cántaro de amor lejano prohibido para mi …aquel que teme la luz y prefiere mantenerse en el túnel sombrío de la lejanía a salvo entre sus paredes solitarias…una gota sobre mi rostro me saca de mis pensamientos intempestivamente misteriosas nubes negras han salido de la nada y se han adueñado en segundos dándole un aspecto misterioso… comienza a caer gotas de leve llovizna dejo mi oasis …para caminar aprisa retomando la vía a casa …mientras el viento vocifera una despedida susurrándome mañana otra vez serás mía… mi respiración se agita por la prisa …pero al fin he llegado a casa y brazos pequeños me reciben con alegría …agradezco que esta tarde mi antigua ansiedad se haya hecho añicos en este relajante peregrinar a orillas del mar que tanto amo …Xiomara Beatriz

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que la ansiedad te olvide.
Disfruta de esos bracitos.

Besos.

Anónimo dijo...

Contemplas la naturaleza, pero la naturaleza habita en ti. Zapatillas perdidas, casi no encontradas. Cabello convertido en un nido de pajaros pese a la cinta y tu figura en un jardín de variadas frutas, como en un cuadro de Archimboldo... Y a la orilla del mar, pantalón de franela gris a media pierna (¿qué tendrán las franelas que siempre están cerca de tu piel? y tus pies en el agua marina, agua del cántaro de ese amor prohibido que dices que teme la luz y que en cambio brilla como ese sol que nos ilumina...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Suso dijo...

Que bonito es disfrutar de la naturaleza que nos rodea, no encuentro tanta calma como en la madre tierra, bueno, tu lees mi blog, ya me vas conociendo, me pierden estos temas tan ambientales. Encuentro la calma que hoy necesitaba en tus palabras, hoy ya has convertido mi día en una serena paz otoñal (aqui ya vamos entrando en invierno) Hermosa elección del video tambien. Besos Xiomara Beatriz, que bueno fue encontrarte navegando en esta red infinita.