sábado, noviembre 28

Solo quiero despertarme contigo...

El sol penetra delicadamente en su habitación luego que la noche la ha tomado de la mano arrastrándola a su versión glamorosa y frívola … la luz rebelde comienza a tocar todo …penetrando sutilmente los tules grana de las cortinas …invadiendo los oscuros muebles…los floridos jarrones…el hermoso portarretratos que evoca dulces momentos … el vestido abandonado con dejadez en el respaldo de una silla…las zapatillas huérfanas …mientras resuena a lo lejos el canto de los pájaros que se sacuden para ascender raudos desde la copa de los arboles al cielo…todo va inquietando su sueño pues aun su cuerpo lame las sabanas con lánguido sopor …las hojas se sacuden al son de la melodía del viento sobre el cristal…se mezclan sonidos diversos mientras va trepando la mañana irremediablemente colgando todo con su ruido habitual mientras los rebaños de las sombras se repliegan… la oleada de luz se apoderaba a los extremos de su cama …invaden sus pies…sus piernas que se niegan a estar quietas al sentir la suave calidez del sol que sigue subiendo en silencio a las caderas …el vientre …el pecho… hasta que finalmente culminan en su rostro donde la mente se niega a deslizarse desde los sueños a la conciencia …al sentir sus ojos la luz impulsivamente mete su cabeza debajo de la almohada para permanecer en la oscuridad cómplice de sus sueños …se dice que la distancia con los sueños se hacen cortas… su cuerpo se enrosca quiere seguir soñando no romper la conexión con el mundo de los sueños pues el conspira para lograr que estuviera junto al lado de aquel que acosa su alma como astuto galgo acosa los pájaros…conoce donde pueden estar escondidos los nidos y trepa con arrojo a desvalijarlos…conoce la exacta carnada que debe poner para atrapar el pez …aquel que sin saberlo da tregua a su invierno ... que le otorga el placer de la fácil risa al leerlo…el de los versos turbulentos que la cautivan… sospechar que existe hace que su pecho se agite en entrecortada respiración… desea mirar fijamente a sus labios … escuchar el eco de sus pisadas … surfear en las olas de sus gestos en silencio … sentir lo que desmenuza su piel al sentir la suya…navegar buscando el aroma que desprende como faro que le guíe… sonrojarse por el calor que le provoca con su presencia…sedienta de beber de su cercanía …sentir el palpitar de su corazón donde mana su amor … arroparse con su cuerpo como único cobijo en sus noches …incongruente e inexplicablemente deseo de vivir en la atmosfera de los sueños …que le traen la humedad a sus labios entreabiertos trenzando su existencia con la suya…pero el barco tiende a bambolearse así que no queda más que despertar a la vida donde no existe el hombre de sus sueños …Xiomara Beatriz

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Nunca se sabe.
Quizás si existe.

Besos.

Anónimo dijo...

Así es: las distancias con los sueños se hacen cortas. También los reflejos de los espejos, sobre todo los que permiten pasar al otro lado, concentran las geografías distantes. Geografías del cuerpo y del alma. Continentes emocionales que, pese a la deriva de la vida, acaban encontrándose y fusionándose en un nuevo Pangea...

Suso dijo...

Precioso texto. Como dice Toro salvaje igual si existe, pero a veces un árbol no deja ver el bosque...Un beso.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Xiomara Beatriz dijo...

Toro Salvaje… Suso quizás si tengan razón pero yo no lo veo deberé cambiar los lentes de mi alma …mi cariño para ambos …besos

Xiomara Beatriz dijo...

Jordi Pangea si es la magia de los sueños donde todo se puede alcanzar hasta las más imposibles quimeras …bechos

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.