domingo, noviembre 15

La playa….

Ahora el sol ha ascendido con mas intensidad aunque sutiles nubes grises quieren posesionarse del cielo el viento las arrastras lejos…ocasión perfecta para ir a pasear a orilla del mar un día concurrido luego de días de tortuosa lluvia que inundaba todo…toca abrirse paso entre los cuerpos untados de aceite que llenan el ambiente de olor almendras huele a verano aunque haya cierto desfachatado frio retando los cuerpos semidesnudos…la arena blanca espera como habitación vacía espera a su dueño mientras vestido de tul purpura trasparente cede ante acechador viento se hace paso entre cuerpos tumbados menos mal el cabello está atado con cinta igual que cartas de enamorados ella cavila…a lo lejos la luz deslumbra al posarse sobre el mar igual que espejo para hacer fruncir la nariz y entrecerrar los ojos buscando su sitio...
Numerosos pájaros blancos de repente se divisan en contraste con miles de colores tumbados sobre la arena cual césped intentando tapizarla casi por completo …las olas visitan ya los pies cubriéndolos de espuma llenando de apacible paz a su espíritu…las aguas se mecen al igual que la diafanidad de sus sueños… alrededor se percibe miles de sensaciones sutiles …hay miradas que tienen alas…sonrisa fácil que destaca entre el bullicio … seres intentando girar en su propio mundo lejos de la muchedumbre con manos ocupadas por papeles que hablan …otros pasean con orejas que arrastran música…pequeños pies juegan entre la arena y el agua encantados son su chapotear …esféricas amenazante deambula por los cielos envueltas de risas y crujido de huesos al ser empujadas a su vuelo…blancas sillas enterradas en la dorada arena…desfiles de algunos cuerpos en busca de la perfección antítesis del espíritu muchas veces anhelando quimera de eternidades…

Luego un encuentro fortuito hacen que piernas desnudas se posen una sobre otra con inquietud mientras una aparente calma denotan el rostro ..Gestos de labios que se empapan cuando se posan estrellas en el resquicio de las miradas …la sangre ruge como el océano mientras manos que no pueden parar al igual que alas vuelan una y otra vez apaciguando nerviosamente el cabello … suspiros se escapan y sonrisas someras… mientras llueven los silencios …se empapa la piel de pequeñas gotas de roció salino y se impregna el ambiente de aroma a desazón cuando por fin se despiden cuando presurosa acude a solventar pequeñas batallas se dan en la orilla…sigue gravitando en el ambiente ese sentimiento que envenena corroe y descompone la razón..
La paz vuelve de nuevo cuando sumerge su corazón agitado en las frías aguas que la acogen con suaves melodía azules que parecen bajar del cielo…sigue a lo lejos los desfiles…el concierto de la vida que palpita en la orilla y entre sus brazos cuerpos pequeños que reclaman tener toda su atención...vuelve las risas …la existencia a fluir como corresponde mientras viejos amigos se alejan nuevamente…
Xiomara Beatriz

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si.
El concierto de la vida palpitando en la orilla.
Muy gráfico.
Así es.

Besos.

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Parece una escena de playa del pintor Sorolla. Tus palabras se me antojan colores y cada frase, pinceladas que poco a poco van componiendo ese concierto de la vida donde todos estamos y que cada uno interpreta como puede o quiere... Belleza pictórica en este texto. A medida que se va leyendo, uno se imagina que vas pintando con la mirada: ojos impregnados de colores y olores, a la orilla del mar...

Antonio Navas dijo...

Xiomara... gracias por invitarme a un día a la playa, me niego a volver a la realidad.. aun soy capaz de distinguir los olores y colores descitos de manera soberbia en tus palabras.. un beso desde el Otoño de España.

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.