sábado, noviembre 7

Sera simplemente amor ...


En este otoño lluvioso donde el cielo no deja de llorar…mi alma vagabunda pernocta en esa alma que al mirarla me hechiza con su extraño proceder…su voz ahoga mis palabras perdida entre sus versos…Levantó vuelo para sentirme mujer liberada de mi faceta carnal pues no quiero ser la manzana que seduce con su dulce néctar… que busco? La eternidad de un amor quimera igual que pretender que el mar siempre esté soleado…necesito tumbar mi cuerpo en la orilla de su mar con la mirada fija en el cielo buscado poseer la fugaz estrella que a mis inciertos ensueños con su poder hechizante con tiempo se ha apoderado...exhalo suspiros para no ser ahogada con lo que siente mi corazón antes plagado de soledades ahora pretendiendo reinar en valles de incertidumbre acompañada angustiosamente por el silencio …deseo exiliar el delirio y el fuego que consume sin compasión… corazón loco que piensa que es conocedor de asuntos de humanos y en la tonta trampa ha resbalado a pesar de todo conocimiento que por la borda lo ha echado.

Solo quiero ser palabras que a él con perfección ha delineado…ser caricia…ser gemido…ser aliento que lo turbe con mis palabras...fluye el tiempo por el cauce del rio de la agonía …es que acaso el tonto se engaña cantando melodía de esperanza… de imposibles ilusiones que hace de la espera interminables de noches que con afán se alargan …la tarde se torna lenta ha sido conquistada de ausencias resecando la piel …víctima soy de las tenebrosas noches en las que quisiera haberlo acunado en mis brazos …no sé cuántas lunas …no sé cuántos soles …ni sé cuántas horas faltan por verle de nuevo ….solo le digo que por sus palabras revoloteo grabándose una a una en mi memoria aunque él ni se entere … que mi pecho aun se aferra a la esperanza del tiempo plagándolos de estrellas envueltos en cielos de quimeras…ahora el reloj transcurre sin piedad quizás porque tengo urgencia de leerle ... tengo miedo de tener urgencia de amarle y que esto que siento se llame simplemente amor…Xiomara Beatriz

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

A veces no hay que dejar crecer al amor porque sabemos que va a doler infinito el no poder gozarlo.

Aunque esa es casi siempre una batalla perdida de antemano.

Besos Xiomara.

Anónimo dijo...

Dejar crecer o no el amor es una cuestion tan personal como escoger entre la miel o la hiel. Es una cuestión de alma. Puedes mirar a la muerte o puedes impregnarte de vida. Ambas opciones son igual de válidas, aunque ninguna se elige en el fondo. Cada uno siente como es y no valen mucho las educaciones sentimentales. Tu, Xiomy, eres una enamorada del amor porque así brota del fondo de tu esencia. Para ti, amar es tan natural como respirar. Respira hondo, llena tus pulmones de sano oxígeno amatorio y no dejes de exhalar por el mundo tu hálito benéfico...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Llego medio somnoliento a tu blog, de buena mañana, y ¿qué me encuentro? ¡Una discusión sobre partituras musicales! Fantástico. Y es que debatir sobre la música de la vida es como intentar conocer el sexo de los ángeles, pura metafísica... Ante tanta incerteza, que se puede hacer, sino mirar tus lunas, traspasar la piel de tu alma y contemplar como late de pasión ese corazón loco de donde brotan tus sensuales y bellas palabras. La música del corazón es la única que cuenta...