miércoles, noviembre 18

Lento….

El viento golpea la puerta haciéndola estremecer...abro las puertas de cristal de par en par...el viento entra...sopla con energía dispuesto a llevarse con el toda desazón para lanzarla en el mundo lejano del nunca jamás ha de volver…viento que no destruye sino que oxigena...llenándolo todo de la esperanza que antes retozaba en el cielo…la atrapa y me la entrega como fuego de antorcha en sagrados juegos…la cortina hinchada de alegría le ofrece la bienvenida…la serpiente del desaliento se enrosca huye...duda...se voltea me mira…sonrió y ella se escapa de forma vertiginosa por el resquicio de la puerta abierta…


Es cada vez que siento que me zarandea la vida...que me sumerge en el más oscuro pantano  trato siempre de escaparme al cielo…aligero mis prosaicas cargas...me despojo del bulto que hace peso …es una lucha tenaz no mentiré...pero al igual que hacer brillar un diamante debemos pulir con paciencia cada una de sus caras para verlo al fin relumbrar…a mi me emocionan las pequeñas cosas ...como la sonrisa de un niño que con inocencia me mira con su felicidad natural tan parecida a el amanecer…amo el canto matutino de la vida…el gato que reta el equilibrio en la ventana cercana …los dedos que se tropiezan al buscar la misma sal y entonces estallamos de risa …



Son esos hilos invisibles que nos conectan unos a otros los que me dan felicidad…me mimetizo con la naturaleza…con la cotidiana de la vida...con esos pequeños detalles que no tenemos tiempo o no queremos ver...se por experiencia que la vida puede ser también tumultuosa…llena de desgracias e incluso vacía...lo sé bien pero aun en el más agónico de los momentos podemos ver la luz que entre las sombras se desliza... me aferro a esa luz siempre...a su estela que con su fuerza me saque una y otra vez de la tinieblas…


Desbrozo mi camino para encontrar esa pequeñas cosas…dicen que es lento el tiempo cuando se llenan la casa de los deseos … aprisa quieres alcanzarlo…un día puse los ojos sobre las letras luego el destino comenzó con sus acrobacias descalzando el amor que siempre habrá entre nosotras…con ellas le canto no se si bien o mal...a la luna…a las flores...al mar…a los corazones que me enamora con la luz del sus almas…a veces con polémicos retos voy dándole vida a los vocablos en el papel en blanco...dando libre galope a las veladas carcajadas que antes residían en mi rostro…a veces las visto de lluvia es cierto…otras de arlequín pero en muchas más quiero desparramar mi ternura sobre ellas…no pocas veces mis rojos labios pretenden instalarse esbozando su ímpetu en los vocablos con los cuales quiero besar hombros descubiertos mientras invento como hacer caer otros diques para hacerlos caer a pedazos con la pasion…



Es que a mí siempre me ha gustado trepar las murallas más aun con pies descalzos…recorrer los tramos de campo verde colgando  un “te quiero” en las rígidas facciones de aquellos que les tomo cariño no solo porque a veces me leen…sino porque la vida nos ata sutilmente de forma espiritual …amo contarle sus arrugas a sapos ariscos y ver el rictus de su enfado… siempre estoy atada a los hálitos de infancia que me distinguen como cencerro sonoro…no hay remedio dice mi familia pues lleva su alma de niña atada a su cuerpo incapaz de romper los relojes del tiempo...a veces me intriga la incertidumbre del porque debo tomar los altos vuelos a los que a veces soy sometida esos que me llevan por oscuros designios…



 Pero vuelvo a tomar de la mano la esperanza para alejar los esplendores lúgubres de las cuales me declaro fugitiva eterna y que muchas veces coquetean para hacerme su víctima…me gusta ser como delfín que ama el mar en sus corrientes internas pues a veces él me muestra extraños arrecifes que me deslumbran...grito de excitación a ver las tonalidades de colores diversos que lo contienen…. podría admitir que amo encontrarle a la vida sus alados mensajes de gaviota contenidos dentro de la caja de la pandora y que para mí encontrar esos mensajes es igual que sentir un astro deslumbrante en las entrañas que me hechiza….



Algunas veces me topado con el tótem de mis tabúes...el insurrecto amor de pareja que desciende como serpiente suavemente por mi nuca repasando una y otra vez su larga extensión en un lento viaje …allí me susurra no te niegues a el sabor de su almíbar…ni los vientos profundos de los suspiros que lo contienen…ni a la sutil niebla el cerebro de endorfinas…ni al maremoto de besos que hacen temblar las piernas…para conquistar finalmente mi corazón con su veneno...al que soy algunas veces débil oponente …se que mi destino es tratar de sentir y percibir a través de mis ojos el amor que puebla el mundo …ese que proviene del universo donde tengo mi hogar…



Xiomara Beatriz

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Bendito destino el tuyo.

Besos.

Anónimo dijo...

Ya lo decía Groucho Marx, la vida es una cuestión de pequeñas cosas: una pequeña fortuna, una pequeña mansión, un pequeño yate... Como eso parece difícil de momento, hemos de impregnarnos de pequeños universos, más reales y auténticos: un pequeño oasis donde poder amar la diferencia y buscar tu imagen reflejada en las pupilas de la rosa del desierto, un pequeño espejo que nos propicie pasar al otro lado, abandonar miedos y viajar con pasos de latido. Y navegar siempre por tu palabras esenciales que trasportan y que hacen que las pequeñas cosas de cada día devengan un pequeño paraíso...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.