lunes, noviembre 9

La Ventana....


Me levanto al alba... el sol aun no adquiere toda su fortaleza como rey del cielo que es y en su trono orgulloso se posa…al menos el cielo ya dejo de gotear lágrimas y los vientos se han alejado piadosamente… pronto volverá a iluminar el sol con su resplandor y volverá a llenar con ilusión los días despertando así la taciturna cotidianidad de estos de sombrías tormentas que bramaban en los cielos…el rojo se posa de nuevo vivido con la luz acariciando las rosas …otro lunes donde las primeras horas desandan entre las soledades que se retiran al escuchar voces que cambian a fuerza por la inminente adolescencia como cuando las estrellas retroceden y parecen extinguirse al comenzar el día …extraño a mi hija mas tengo conciencia que debo ser el nido al que siempre con calidez y amor la acoja cuando quiera venir de vuelta a casa y la voz que la aliente en el vuelo que ha emprendido lejos ... mi chica valiente que como pájaro gorjea su propio tonada …siento a veces que necesito ser prófuga del viento del desaliento ...para que miento muchas veces necesito ser prófuga de él en el cual lucho por no ser arrastrada con la levedad sumisa de la hoja y siempre me invade el ímpetu de correr descalza por la orilla de la playa sin más placer que el de retarle cuando a las olas acompaña o cuando me aposento con los pies enterrados en la fina arena mientras el bate con pertinaz templanza mis cabellos y las faldas que llevo…así tránsito yo ahora entre los convulsos versos que como planta carnívora devora con curiosidad

Miro a lo lejos y reparo como una paloma siempre le gusta acudir a la ventana de una casa cercana ....siempre esta balanceándose sobre sus patas en el arista sin perder el equilibrio ....una y otra vez deambula con curiosidad observando el interior a través del cristal que la separa y mira de forma tan tenaz …quizás me digo le gusta ver como su propietario prende las luces… las apaga… camina…se sienta o yace sobre su lecho… el muchas veces se da cuenta de su presencia pues su pico golpea el cristal que la delata …el no abre la ventana bufa "no os acerquéis para inquietarme"…hace un gesto con la mano para alejarla… vale mucho para el silencio lo se ...que con gusto hará lo que pueda para asustarla ..Ella vuela a veces…otras no se inmuta de sus desaires para espantarla … mientras lo observa con atención mientras él se cobija… se destapa una y otra vez de amor que lo posee… frunzo en entrecejo y pienso extraña relación esta posada allí en lo alto de esa ventana…suspiro... ahora yo debo cerrar los postigos…desplegar manteles sobre la mesa desierta llenarla de manjares …y esperar que pase rápido el tiempo para encontrar de nuevo abrigo en los pequeños brazos que vuelven hambrientos después de una larga jornada …Benditos corazones que a mi soledad siempre destierran… Xiomara Beatriz

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre hay motivos para el desaliento. Basta tener una mirada excesivamente crítica sobre las personas y las cosas. Basta no tener fe en nada ni en nadie. Si lees "La Náusea" de Jean Paul Sartre o simplemente si contemplas el mundo sin ninguna misericordia, uno puedo entender que no hay motivo para la esperanza. Y quizás no la haya. Pero no es conveniente perder nunca un cierto sentido del humor, incluso en las peores situaciones. Me viene a la memoria la anécdota de un lord inglés que estando en su suspiro final no quiso avisar ni a su familia ni a sus amigos. Las últimas palabras del aristócrata fueron: "No es de buena educación morirse en público". Tal vez tampoco sea de buena educación reirse en público, pero es mucho más divertido y saludable. Te lo dice el sapo de la risioterapia...

TORO SALVAJE dijo...

Quizás él no quiera que la paloma sufra.

Besos.

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.