lunes, noviembre 23

Prisionera....



Prisionera a veces de diversas tertulias camina taciturna despojada por el momento de las aspas de viperina soledad que le refrescan el alma …sin prisa alguna acude al vespertino encuentro con pasos que saben a desaliento a la ineludible cita …acaso exigía ella demasiado al pretender mantener la vestidura de soledades…los tacones templo de vanidades redoblaban en el asfalto cercano a la piscina mientras nubes grises de charlas insustanciales poblaban el ambiente …hombros erguidos desfilando reliquias religiosas rozando los forasteros pechos que ahora les pertenece…coros redoblados de rituales artificiales se disponen a saludarla… se sienta y suspira al volver a caminar el sendero ya antes conocido mismas frases ..mismas preguntas se emprende como eterno viacrucis…duerme ignoto el interés en la charla … total desamor experimentan a la mesa cubierta de platillos las invitadas …huele a tabaco como aborrece ese olor mientras mira distraída lo que sucede en el alrededor percibe como alas de cuervo se posesiona sobre los falsos diamantes…piensa que a veces nos hacemos prisioneros de aquello que tanto aborrecemos en este mundo tan extraño…maratón de peticiones reposan en la mesa… el sitio comienza a llenarse de personas procedentes de todas partes del mundo que si españoles...rusos …colombianos … norteamericanos…brasileiros… venezolanos …en fin la orbe en un puñado…lee el folleto sobre las posadas lo guarda en la bolsa mientras ve pasar pies cansados con bandejas de metal cargadas con vasos llenos de quimeras de sueños… una chica a su lado le cuenta como intenta volver al pasado como si fuese posible cambiarlo en vez tomar su historia para experimentar el presente…se dice es mejor concentrarse en el espacio como van cambiando sus tonalidades rosa… verde… amarillo…rojo…del ocaso…en el jardín fresco que las rodea …en las calladas historias que jamás serán contadas mientras pululan en sus miradas cuando encuentra sus miradas…viene la anfitriona de tan afable invitación con aire despreocupado explicando el motivo de la reunión todo sea por nuestros niños dice y sonrisas amables asienten…la luna comienza a reposar en su apacible sitio inundando las caras de una extraña luz … recostado a los lejos un individuo de sienes canosas atrae la atención más que la anfitriona …cuchicheo se escuchan igual que zumbido de abejas en panal violado …él con todo su ego desbordado mueve su musculoso cuerpo dentro de una endeble silla de plástico rígido usuales en las piscinas con tan mala suerte que a esta ya le hizo una jugada el sol y el agua y cae postrada al piso junto a ella el atractivo galán que a su rostro lo ha visitado el rojo de la vergüenza inesperado visitante en tan parca cita inundando el recinto de risas se une a sus risas con beneplácito…al fin termina la reunión y suspira aliviada todo finalizo se aleja del tumulto baja al fresco jardín en espera sea la hora de recoger a sus hijos... callado jardín donde su alma reposa como haz de luna sobre lago tranquilo mientras intenta apaciguar la ansiedad de sus inquietos zapatos que bailan al son de la música de sus pensamientos …la música resuena en el sitio… risas…parloteo diverso se pregunta porque los seres espirituales tiene tanto miedo a ser contaminados del veneno de la existencia terrenal si ahora están aquí con sus alas plegadas aunque en sueños puedan volar... es que acaso no han venido a experimentar que luz y sombra son la misma cosa …que no puedes cercenar lo que yace en ti …que se funde…difunde iniciando una muerte y resurrección continua …es lo que de forma sutil hace aquel que en los estertores de la esperanza viene a dar aliento para alejarse de nuevo como águila planeando sus cielos observando atento a la hidra de mil cabezas que ella contienen … ella sabe que no es santuario ni lo pretende …ni hierro caliente que marque a los demás por sus desafueros con falsos gestos de santidad…ella libra su propia guerra para seguir en su avance…el que la ame deberá saber que al rasgar sus vestiduras no encontrara alas sino una mujer igual que cualquiera otra llena del eterno sentido que puebla la existencia un ser humano …eso sí sin las estúpidas mascaras con las que se suelen deambular por la vida …el sonido del móvil le dice que el tiempo es un látigo ahora debe volver a emprender el viaje para llegar a su hogar acompañada de risas y voces que no cuelgan la bocina… Xiomara Beatriz

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Una persona sin máscaras es una maravilla.
Un tesoro.

Besos.

Anónimo dijo...

Ay, las vestiduras de soledades, hechas de tejitos taciturnos y paños asociales. Son mis vestidos preferidos y ojalá pudiera no llevar otros. Pero ya sabes que eso es materialmente imposible. De vez en cuando, hay que ponerse las máscaras sociales e interpretar tu papel público en el gran teatro del mundo. Para eso se inventó la hipocresía, que es a los eventos familiares y amicales, lo que sería la diplomacia en la alta política. La hipocresía tiene muy mala fama, y con razón, pero a veces evita que los seres especialmente díscolos vayamos cortando cabezas a diestro y siniestro. Y eso es peor, creo (aunque a veces no estoy muy seguro), que la mentira suave y sin sangre a borbotones de la mentira social...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.