domingo, mayo 17

Una Dulce Cancion



Que dulce canción nos enlazaba a ti y a mí
cada palabra...una brisa…un cantar 
cada mirada nos llenaba el arrebol al estallar el alba
juntos siempre en la complicidad de la amistad
 que florecería como los jazmines del oriente

Pero tú queriendo
 ser príncipe en su silla de oro
 deseando verme danzar 
en las místicas danzas
de las mil y una noche.
despojarme de los velos
 color oro y rosa 
en la escala luminosa
 de los rayos de la pasión 
deslumbrando así tu rostro
con ella

Dulzura me provocas 
ante tu vasta imaginación al pretender
 ser el dueño de la perla del Oriente
 cuando la perla no quiere dueño
solo quiere ser mariposa
 tener alas ligeras 
 volar bajo el cielo
 plagado de los colores
 intensos del atardecer

¡Oh! hermosa utopia la tuya 
 cuando la amistad antes fue amistad
se debe conservar
 para seguir disfrutando de su carruaje lleno de luz
de la belleza de su amor sincero
no te dejes cabecear
en el fuego pérfido y cambiante de la pasión
para luego tener que transitar praderas desoladas
 y suspirar luego de tristeza
por haberte llevado por la vaga ilusión.


Xiomara Beatriz

No hay comentarios: