domingo, octubre 11

Déjame volver a casa….



El sol de la tarde calentaba mi rostro mientras mis manos se aferran a la baranda del balcón de mi habitación ...pocas edificaciones altas me rodean ...el pueblo entero es una burbujeante maraña de actividad ...coches presurosos por llegar a su hogar como corneja pronta para llegar al nido... disfruto el sol cuando comienza a extinguirse como campo que necesita su calor para hacer brotar de la tierra la preñez de vida así le necesito yo …entre millones de almas solo hay una que me da identidad pero el viento la arrastra una y otra vez lejos de mi….
El se alza de las sombras como luz de antorcha iluminando todo cuanto hay en mí para luego sumirse otra vez en las sombras…quizás el ardor que lleva mis vocablos que vehementes hacen que sus espigas se inclinen para no ser sofocado con mis sentimientos….seré acaso intensa esencia aromática que satura su alma no lo sé …
Ráfagas me traen de vuelta al balcón yo que siempre estoy navegando a tierras lejanas con mi ensoñación la brisa hacen bailar mis cabellos como cortinas sorprendidas que danzan ante la ventisca así se agitan mis emociones cuando lo veo golpeando con más fuerza mi corazón….acomodo las amplitudes de mi vestido azul que traviesamente quieren jugar con el viento..voy interrogándome tantas cosas acerca de todo esto que siento que me lleva a divagar seducida por su alma y por las olas de pasión que despierta en mis sentidos…
Me quedare huérfana de su amor como lámpara solitaria empotrada en el techo mientras lágrimas de cristal lloran … aunque siga iluminado otros rostros…otras vidas…pero ansiando el amor siempre lejano … se que vamos marcando la vida en cada paso que damos… somos bendecidos de tantos afectos y otras cosas … vivimos realidades si pero algunas de ellas a veces con inercia mientras el tiempo deja caer su gota…
Experimentamos sueños que como gatos siameses buscamos el calor del fuego en el invierno …hambrientos de roces en el lomo que nos indiquen que no estamos solos porque hay una soledad que solo puede llenarla nuestro reflejo… nuestra alma gemela… encontrar el alma gemela es en verdad un maravilloso regalo divino porque todo el universo conspiro para ese encuentro…quizás veamos que un abismo de situaciones nos separan ahora ... pero la perfecta melodía de las almas nos atan aun en el silencio...no sé cuánto tiempo…cuántas vidas más huiremos a nuestro destino…
Una caravana de aves sobrevuelan a lo lejos… la tierra comienza a sentir el frió al retirarse el sol pero su amor me calienta como edredón de plumas abrigando la piel que con agrado se desliza en la cálida caricia…
como flor de loto flotante que da esperanza a lo sombrío….soy una ermitaña me gusta observar la vida …las personas que transitan por ella... casi todo me atrae … me gusta mojar mis manos en el manantial de agua fresca de mi amor para aliviar la sed a quien se me acerca como beduino en el desierto buscando refugio…veo el cielo que va bordándose con habilidad prístina de estrellas … la luna que se está alzando como ninfa virgen ofrecida al mar esperando un indicio para zambullirse en su alma …
Así te espero yo entre la timidez y la codicia…es curioso advertir lo que las palabras pueden remover en aquellos que me leen…un suspiro en aquel que como ola da beso a la orilla de mi alma y luego se retira… aquel jilguero que invito a alzarse junto a mi llena de júbilo hacia las montañas … también algunas musarañas queriendo manchar mis sentimientos de la herrumbre de los goznes de sus pensamientos…tengo conciencia de mi singular manera de percibir mi entorno …a mi misma ….como el sol da luz con absoluta convicción.. libertad y se propaga en todos los rincones así vierto mis sentimientos en cada escrito… como girasol sigo la trayectoria de la luz de aquel que me robo los suspiros con brazo firme tomo el arco de flecha envuelta en fuego de su amor... apuntando certeramente a mi trémulo corazón un día …
sigo estando presa de su aroma a sándalo …del albor que inunda mi alma dando color a las copas de los arboles y así va apoderándose lentamente de cada una de sus hojas no hay vaguedad alguna en lo que siento ... el también lo sabe…
siempre le susurro cuando aparta con destreza el dosel transparente que nos separa ….déjame sumergirme como luna en tu mar … démosle alabanza al amor que estamos destinados ...
déjame
volver de nuevo al lugar donde perennemente hemos morado …déjame volver a casa…
Xiomara
Beatriz



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde ese balcón sin edificaciones altas que te nublen la vista, ves el mar, el eterno mar, que te espera, que te acoge y que siempre estará presente para ti y en ti. Volcán y océano, inseparables en un cosmos matizado de reflejos infinitos. Aunque ya sé que no eres gata, ni yo lo pretendo, el roce de tu lomo es mi camino, mi preregrinaje al santuario de tu alma. Peregrino con bastón de ciego y concha de lava nacarada, me guio por las estrellas de tu cielo.

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.