lunes, octubre 12

La Luz.....



Entre los fugitivos violines del viento que se cuela por las hendiduras de las ventanas y pálidas pinceladas bermellón de luz tenue que se reflejan en las paredes , la atmosfera se perfuma de tierra húmeda , resopla los cristales anunciando la inclemencia que va apoderándose del cielo y la luz se oculta como actriz entre bastidores ... detrás de las nubes de tonos plomizos que van amontonándose vociferando temporal, enroscándose al pueblo a el afilado ambiente es de angustiante prisa , rezuma perfume a tierra húmeda por doquier, ladra un perro y la lluvia comienza a hilvanarse en el paisaje, voces distintas en carrera vertiginosa buscando refugio, me succiona el golpetear de la lluvia en mi ventana como corazón con taquicardia, es melodía que gravita desde mi infancia en los techos de cinc donde solían galopar con frenesís algunas veces como canción de cuna péndula de los sueños, otras como desaliento a cualquier valentía cuando bramaba como puerta batiente chocando contra la pared , siluetas recortadas contra el muro en afán de guarecerse me distraen , sin apenas darme cuenta estoy en otro país privada de mis afectos …arrojada al silencio de mi cultura… a mis costumbres una vez más…cambiar caras conocidas por otras que me miran indiferente totalmente desvinculada a ellos….



Como hacer florecer mi espacio? como suavizar las opresiones cada vez que la puerta se cierra agitando la mano en cada despedida? no creo ser fantasma que mueve la niebla, ni peón de ajedrez en mano incierta, soy mujer de fe que me ilumina así como los rayos alumbran mi rostro compungido aportándole nuevas sensaciones , lo cierto es que tenemos la virtud de torturarnos con los recuerdos es parte de nuestra crueldad interna , suelo ser animada pero hay momentos que nos puede el apego que ondula, fluye , vibra en mi alma que los extraña…tengo melancolía así como la lluvia que en mis ojos se agolpa como ríos salados cuando hoy al ver de nuevo en la pantalla el rostro risueño de mi hermano que irradiaba su amor al verme, es tan grata la música que dirige dios hacia nosotros ... amo su mano tomando la mía siempre dispuesta a apoyarme , su voz de agua que refresca mis momentos arduos, su aroma que me columpia hacia el pasado en los recuerdos de mi padre …pero a veces la piel se torna tan fría que anhelamos sentir o presentir que te cobijan los seres que te permiten rellenar tus sueños…



Es momento de entrar y solo dar media vuelta hay un brusco cambio de las fauces de la nostalgia al ver la carita sonriente de mis hijos,  las sombras se quedan dubitativas ante la luz que ellos emanan que hace cosquillear tu alma de nuevo entre risas , abrazos , llenos de bulliciosa alegría; nunca he podido ser sumisa presa en pico del ave de rapiña de las sombras, acelero la fuga de su esclavitud , tengo esta intensidad de ser hambrienta de luz …dejo mi dolor acojo mis hijos en brazos que me alzan al cielo, rompen cadenas de miedo, como alba me colman de esperanza, vierten en mí su luz y en mi corazón ponen seda sanadora de destierros con sus besos,  nuevamente libre siento que la luz lo invade todo y con ella la paz que tanto deseo…
Xiomara Beatriz

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Luz te sientes y luz eres para los demás. No dejes nunca brillar. Que el volcán de tu alma, provinente del fuego esencial de los dioses (aquél que Prometeo les robó y regaló a los hombres generosamente), sea siempre el faro que nos guie. Luciérnada eterna para los náufragos que zozobramos en la oscuridad...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.