viernes, octubre 23

Mis dias sin ti...


Mi espíritu flota liviano no sé si la falta de sueño …he dormido poco en estos días o es la ardua batalla del día a día en esta nueva tierra de mar y sol … hay días que siento el hacha de la nostalgia que pende a cada momento pero siempre trato de avivar el fuego del amor que habita en mi y elevarme con el humo de mi fe frenando así el golpe mortal de la desolación … tampoco puedo dejar de lado lo impetuosa que soy es imposible no puedo ser un elegante zapato rojo sobre un almohadón de seda en la vitrina de alguna exhibición… aquel que hábilmente está colocado para llamar la atención mientras en el camino pasan los transeúntes que van pronunciando “no son adorables” ….trato de no ser oveja acarreada por pastor al menos que me den una buena razón ….si fuese zapato debería tener cordón que guste jugar como palomas entrelazadas y zafarse muchas de veces de los agujeros que lo sostiene uniendo el abismo entre los labios y el piso de quien con osadía pretenda calzarme … las historias del vivir diario son difíciles de contar con toda claridad igual que pata de sillón que deja huella o no en la alfombra dependiendo del peso y el tiempo que se afiancen en nuestra alma… …enciendo la lámpara de la esquina miro por la ventana la noche se anuncia tormentosa pero entre ellas como llave en la ranura aun destellan las estrellas igual que en la oscuridad alumbra la mística luz de su amor …somos dos habitaciones unidas en la lejanía por estremecidos pensamientos donde los cortinajes son sacudidos por los suspiros de nostalgia… como mariposas de alas atrofiadas por pesadas pautas que limitan y arrugan el corazón que no se puede expresar ..Cuando lo veo me transformo en el ser mas pletórico de amor como brizna llevada por el viento lejos del páramo e iluminada por la luna así me siento yo…no existe limitación alguna para volar o arrojarme a orilla de rió para acunarme en el sonido de su corazón…desplegar la libertad total imposible somos trenes con muchos vagones atados y sin ellos podríamos descarrilar…quedando quizás hechos añicos...así que sigo bajo el árbol de roble rugoso horas y horas mientras veo a lo lejos las golondrinas volar ..Xiomara Beatriz

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque lejanas, las estrellas siempre destellan, y tus ojos estrellados siempre cerca los veo. Ya sé que no eres zapatito rojo en almohadón, pero rojos y almohadones son palabras que combinan bien bajo la cúpula del cielo. Cordones que se atan y se desatan bajo el firmamento, miradas de lazo firme en la inmensidad del espacio...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.