domingo, diciembre 6

El Dragon....


Había una vez una chica tímida pero temeraria gustaba merodear otros predios lejanos a su casa internarse a densos bosques encender una fogata y sentarse solitaria a escuchar los sonidos de la naturaleza… tumbarse a mirar la luna en el lecho verde que le cobijaba…dar nombres a estrellas lejanas ...naufragar en la soledad donde se sentía segura …pero su naturaleza era también algo curiosa una vez se alejo tanto de su casa que al estar contemplando un día la luna viajando con su alma como siempre…sintió que retumbaba el suelo pasos enérgicos y luego un escalofriante bramido que la estremeció ...el cielo se alumbro con una lengua de fuego que escupio... aunque temerosa por todo ello …se puso de pie y se dispuso a caminar donde se encontraba el origen de todo ese alboroto que hasta las aves huían…aunque habían otros como ella que se arremolinaban para ver que sucedía unos se maravillaban de tan poderoso ejemplar que bramaba fuego y cenizas ...

Ella se quedo absorta mirando al dragón que marcaba limites de fuego en su reino y se pregunto que le pasara al dragón que tiene tan mal humor... a todos gruñe se pasea con su cola alejando a todos y todo …el mundo estaba extasiado mirándolo desde lejos contentos que él no quisiera salir de sus predios …pero ella es un poco diferente le apenaba ver el dragón solitario …así que un día se atrevió a míralo más de cerca había algo en sus ojos que le atraía pensó el sendero es hostil y ella descalza seguro se me harán ampollas al querer cruzar ese camino con restos de troncos carbonizados aun calientes pero también sabía que todo lo que hiere se hace pronto cicatriz y también más resistente la piel... así que emprendió el viaje quería ver el corazón del dragón a través de su mirada…chica algo loca ...testaruda...

Esta niña del cuento comenzó dando pocos pasos avanzando en el camino para paralizarse al ver su alta silueta oscura que cruzaba los caminos y cubría la luz del sol completamente.... y así fue dando pasos para cada día acercarse a él …algunas veces el se daba cuenta que alguien se estaba acercando a su reino y bramaba …Quien se atreve a interrumpir en mi reino? …espero seas comestible porque no quiero tener una indigestión…ella como era peque se quedaba paralizada...le temblaban las piernas pues ser la cena de un dragón no era su intención... a veces el miedo le impedía proseguir pero tampoco quería escapar…así que siguió caminando entre el frio de la oscuridad y el calor que emana cuando el dragón hacia retumbar todo al caminar enojado donde bufaba a todo humano apestoso quiero alejar... ella se consolaba al recitar poesías como pócimas para mantenerse a salvo mientras el dragón escudriñaba en busca de alguien quien poder masticar …

Pero un día sucedió algo fantástico se dio cuenta que el mal humor del dragón se debía a su patota herida por una espina que seguro se clavo al transitar por la vida y se dispuso a tratar de sacársela pero si me descubre y me aplasta antes que logre sacarla se decía y se dispuso a lograr el milagro con bondad y amor acercarse cada dia silenciosamente oculta entre las ramas... cada vez que el pasaba el dragon jalaba un poco la espina para sacarla de su pata …el solo sentía un ligero cosquilleo y como ella era tan pequeña … estaba tan oscuro que apenas la sentía por fin para no hacer largo el cuento un día la recompenso la constancia y logro darle alivio al dragón o creo que fue él quien de tanto sentir el cosquilleo fastidioso cada dia y se dio cuenta que cargaba una espina en la pata y logro sacarla creo que fue así pues ella es un poco débil para tan semejante hazaña así que desde ese día ya el dragón ya no echaba fuego consumiendo el bosque pues su mal humor se había ido...


Claro ella tonta no es al ver que la espina había salido corrió presurosa a subirse a lo alto de la colina donde podía ver al dragón a salvo de sus ataques y se sentó a orilla del abismo para verlo pasar temblaba cuando lo vio pasar cerca pero al fin pudo ver su mirada tal como ella la había soñado llena de bondad el dragón ya no escupía fuego y ella se relamía en silencio y alegre decía …Soy feliz el dragón ya no me quiere comer esta indigesto al darse cuenta de tanto amor que lo contiene de nuevo…

Xiomara Beatriz

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me gusta ella.
Es buena y valiente.
Pero temo que se equivoca, que el dragón continuará bramando.
Que la espina de la patota ya no está, pero están todas las del alma.
Y esas son imposibles de curar.

Besos.

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
thoti dijo...

.. pasé la vista desde mi ventana hasta tu balcón y aunque no leí todo, por falta de tiempo, me gustó lo que leí y las imagenes de tu blog..
.. un saludo, Xiomara..

Jordi dijo...

Ay, quién fuera dragón para poder asustar a esa niña tímida y peque, que si era tan peque poco bocado podía suponer para el monstruo grandote... Pero según dice la leyenda, alguién que se llamaba como yo fue quién mató al dragón. Eran otros tiempos, claro. Por fortuna, hoy en día ya no hay príncipes, ni caballeros, y los dragones son sólo humildes sapos que, en días de lluvia, asustan a chicas retadoras de medias caídas...

Xiomara Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.