lunes, diciembre 21

El chacal...




La blusa se aferraba a sus hombros para no resbalar en sus movimientos …la falda despreocupada iba al compás del zarandear de sus caderas pues ella daba zancadas con decisión en el pedregoso sendero … camina sin molestarse de detener el ímpetu que la posee tiemblan sus labios rojos y en sus ojos se asoma el fuego que la domina….como oleaje sus emociones la golpean… mientras el cabello el viento con libertad juega con ellos …le envuelve una desordenada vegetación que apenas abre paso al sendero hacia el pueblo… los ojos la escrutan al llegar pero ello mantiene los mantiene al margen con la fuerza de su mirada …ir al pueblo la llena de diversas sensaciones goza del bullicio …de las ansiedad de las miradas que con prisa andan …del joven sentado rasgando un instrumento de cuerdas en el suelo…de la nerviosa manera que la atiende el dependiente …del voraz cuchicheo que despierta en las mujeres que se topan con ella …pero mientras camina vuelve a caer absorta en sus pensamientos piensa en los aullidos del chacal que merodea su hogar percibe el relucir de sus colmillos hambrientos pero ella sin miedo se asoma al portal de su casa a ver si él intenta salvar la distancia que media entre ellos …una dulce anarquía entre dos fuerzas en cuya invocación el arrogante destino está queriendo jugar con la conjugación de opuestos verbos mientras los hace cabalgar al filo del abismo …ella despliega las palabras como alfombra persa y lo mira con ojos de ave hechicera… envía su amor que viaja con paloma mensajera …pero él no da un paso para acercarse su amor no es razonable dice y ella siempre queriendo quebrar lo acostumbrado …pero no puede domesticar sus sentimientos al igual que el chacal que es incapaz de dejar merodear su morada …ella se asoma a su ventana intentar verlo correr entre los arboles al amanecer… el anochecer…grita de ilusión cuando lo distingue igual que el minero cuando ve el oro sin labrar …quisiera que fuesen dos pájaros en libertad cruzando los campos …que bebiesen de la fuente del amor bendita y llevarle a reposar a la mansión de las estrellas después de la flameante pasión que se enciende al verle igual que los túneles convulsos que sedientos siempre están del mágico zafiro de su alma al leer cada uno de sus poemas …Xiomara Beatriz

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Los chacales son de temer.
Sobre todo sus zarpazos.

Besos.

Jordi dijo...

Así es. El chacal siempre se acerca para contemplar el fulgor del mágico záfiro del alma femenina. Contravenir las costumbres es la misión de la muchacha de falda despreocupada. Y merodear en la oscuridad de túneles convulsos, el destino del chacal ese que presume de colmillos pero que es un sabuesillo hipnotizado por la alfombra persa de tus palabras...

Sombragris dijo...

...siempre queriendo quebrar lo acostumbrado...no es vana la expresión ,al contrario, supone un intento de atravesar esa línea que lo encorseta a uno ...lo acostumbrado es la seguridad ,lo desconocido da miedo.Me gusta el texto...y sin dar excesivos detalles,solo a través de los sentimientos de ella, puedo VER al chacal...Bravisimo

Mar dijo...

Preciosa descripcion, el amor nos hace humanos, ¿y la pasion?. Un abrazo fuerte.

el iosu dijo...

De nada sirven las alfombras persas ni las blancas palomas de amor razonable, el nagual sólo se alimenta de la apasionada luz que desprende el zafiro de tu alma.

Jorge Ampuero dijo...

Hola!
Deguste con placer tu prosa y la calidad de tus metáforas.
Un abrazo...
y FELIZ NAVIDAD!!!
:)

NV BALLESTEROS dijo...

Chacal he visto tu mirada,he sentido tu aliento...
Xiomara te dejo un beso.

Avril en primavera dijo...

Uhhhh disculpa que lo comente un poco tarde, pero me encanta imaginar el chacal en noches de luna llena desplazándose por los bosques
Besos Xiomara